Ropa Interior y Térmica

Ropa Interior y Térmica

Hay 46 productos.

Roa interior y térmica para ciclismo, ropa interior para nuestras salidas en bicicleta y transpirar el sudor y mantener la temperatura del cuerpo.

Mostrando 1 - 25 de 46 productos

CAMISETAS TÉRMICAS

El ciclismo es un deporte duro, exigente y que se realiza al aire libre, por lo que está sometido a los caprichos de la climatología. Llueva, refresque o hiele, si vas a salir a dar pedales necesitas contar con el equipo adecuado.

Un recurso extremadamente útil es incorporar a tu equipo camisetas térmicas de ciclismo de alta calidad, por lo que elegir una adecuada camiseta térmica para invierno, es una garantía de acierto y de prestaciones óptimas. La elección de este tipo de prendas que nos dispondremos a utilizar es determinante y nos resultará de gran ayuda, ya que si pasas frío o calor tu rendimiento se verá reducido, y esto es algo que podremos evitar con una indumentaria apropiada.

Cualquier ciclista tiene claro que el frío es un enemigo peligroso, porque la sensación térmica ambiental se verá incrementada por la velocidad del viento al desplazarnos. Es por ello por lo que dentro de la equipación para el ciclismo, las camisetas de interior térmicas se han convertido en una de las prendas que proporcionan una mayor comodidad y ligereza al ciclista. Su capacidad para ofrecer aislamiento térmico hace que la persona que va encima de la bici no tenga que llevar incómodas y pesadas capas de ropa que dificulten su rendimiento en la práctica deportiva. Los avances tecnológicos actuales cada vez más, aportan una elasticidad impecable a este tipo de prendas, gracias a la cual se amoldan a la figura del usuario como si se tratara de una segunda piel. Tanto es así que, cuando se ajusta correctamente, puede pasar desapercibida como tal, lo que no quiere decir que ocurra lo mismo con sus prestaciones.

Las camisetas interiores térmicas son prendas muy eficientes sobre todo para la práctica del ciclismo, ya que responden a tres funciones fundamentales y de gran importancia a tener en cuenta dentro de esta modalidad del deporte, la nuestra. Es decir, nos resultan fundamentales ya que;

  • Impiden la pérdida de calor natural que genera nuestro cuerpo durante la práctica de actividad física.
  • Favorecen y facilitan la transpiración de nuestra piel.
  • Y por último, consiguen que el cuerpo se mantenga seco después de realizar el ejercicio físico durante mucho más tiempo.

 

Las camisetas térmicas son prendas que deben ajustarse perfectamente al cuerpo del ciclista pero sin llegar a ser demasiado apretadas para que permitan que el ciclista pueda moverse con facilidad. Entre los distintos modelos de esta clase de camisetas se encuentran las que han sido diseñadas bajo líneas ergonómicas, que son más entalladas, y las que, simplemente, parecen una camiseta normal. Aún así, todas ellas tienen en común la finalidad de mantener una correcta ventilación y favorecer la regulación de la temperatura corporal. Las camisetas térmicas de ciclismo son un básico muy recomendable ya que protegen del frío, conservan el calor interior y controlan la humedad gracias a esta capacidad de transpiración.

En tiempos remotos cabe recordar o hacer una breve referencia a que los ciclistas tomaban los periódicos del público para acomodarlos bajo sus maillots, en la zona del pecho, y de esta manera poder protegerse el pecho del frío o del aire. De ahí la importancia de que algunos modelos de hoy en día incorporen también una tecnología adicional contra el viento, y las mejores camisetas térmicas para invierno actuales, blinden y protejan de las inclemencias atmosféricas a esta zona pectoral en concreto. Las camisetas térmicas son por ello parte de la indumentaria clave para la práctica del ciclismo, de acuerdo con su diseño, te ayudarán a mantenerte seco por más tiempo, o protegido, al permitir la transpirabilidad o al incorporar técnicas cada vez mas sofisticadas.

 

¿Cómo elegir una camiseta térmica interior para ciclismo?

 

Dos de los factores más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de comprar esta prenda para ciclismo son, la disciplina para la que buscamos nuestra equipación y la práctica deportiva que vamos a realizar con ella.

En este caso, debemos buscar una ropa técnica y que se ajuste muy bien si entrenamos y competimos en ciclismo de carretera o Mtb, y sin embargo nos decantaremos por una prenda algo más holgada si estamos comenzando en este mundo, o nos dedicamos más al pedaleo con nuestro grupete, buscando igualmente el máximo grado de confort en todas las situaciones. El ajuste en concreto dependerá, como ocurre con el resto de prendas, además del tipo de práctica ciclística que realices, de tu gusto personal. Existen algunas muy ajustadas o más técnicas que disminuyen la fricción, mejoran la transpirabilidad y permiten una mayor velocidad en la bicicleta, es decir un rendimiento más aerodinámico, o por el contrario también puedes encontrar algunas otras un poco más holgadas si es de tu preferencia, o no le das un uso tan profesional. Por lo general los ciclistas de montaña por ejemplo, suelen usar prendas sintéticas algo más anchas.

Las camisetas interiores constituyen la primera capa que se coloca el ciclista, por lo que serán las que van a estar en contacto directo con la piel. Son aptas para todo el año y tienen la función de absorber todo el sudor. Muchos no suelen prestar la atención suficiente a la camiseta interior, pero para estar completamente resguardado y protegido del frío debes comenzar por ella, la primera capa. Algunas de estas prendas cuentan con fibras termo regulables, permitiendo evacuar el sudor hacia las otras capas externas de ropa. Normalmente, estas prendas están fabricadas con tejidos como el poliéster, el nylon y otros materiales como el polipropileno que aportan al usuario la máxima comodidad y una sensación seca muy agradable, ya que expulsan la humedad al exterior de forma inmediata . Para evitar los malos olores también se le agregan incluso, características antimicrobianas.

 

 

Durante el invierno aporta una capa extra para resguardarte del frío, por lo que se usan también como barrera térmica. Y durante el verano te ofrece mayor transpirabilidad. Estas prendas se pueden encontrar en muchos modelos, sin mangas o con mangas, con revestimiento anti viento y con diferentes tipos de cuello. De acuerdo a lo que estemos dispuestos a gastar, podremos encontrar algunas más básicas que son parecidas a una camisa para el verano con el agregado térmico, pero que no cuentan con impermeabilidad, y que tampoco resultan muy útiles si el clima es cambiante y de pronto se presenta lluvia. O por el contrario, podrás encontrar otras con características más avanzadas como transpirabilidad, impermeabilidad, forros de roubaix, o con unos tejidos de mayor calidad.

 

Características o consejos básicos para escoger la camiseta térmica más adecuada

 

Existen en el mercado ciclista una amplia variedad de camisetas térmicas especializadas; las hay de muchos tipos, características, diseños, marcas y calidades y, por supuesto, con precios muy variados, como ocurre normalmente, dependiendo sobre todo de lo que vayamos buscando. Un punto de partida esencial es tener claro cuáles son tus necesidades, tus preferencias y tus expectativas, pero sobre todo cuánto es nuestro presupuesto. Pues si bien existen camisetas térmicas excelentes a precios bastante económicos, no se puede aspirar a contar con las mismas prestaciones que nos ofrece una camiseta de 20 euros que otra, por más de 100. No sólo debemos tener en cuenta cuánto estaremos dispuestos a gastarnos parar satisfacer nuestras necesidades, sino que debemos conocer sus características en profundidad para saber elegir la camiseta térmica más adecuada según nuestros conocimientos. Para ello vamos a detenernos en analizar con profundidad una serie de características o detalles que no podremos pasar por alto y que no siempre se analizan con el detenimiento suficiente. No todas las camisetas térmicas son iguales aunque nos parezcan idénticas, por lo que según este mismo orden de prioridad que a continuación os vamos a presentar, debemos pararnos a analizar;

En primer lugar, debemos observar bien el material en que esté fabricada la prenda. No es lo mismo el algodón, que la lana, la seda o el poliéster. Esto es fundamental y lo debemos mirar siempre en la etiqueta, que será allí donde se nos deberá informar de los materiales y los porcentajes de la composición de los mismos en que este fabricados. Los materiales sintéticos son los más usados. Garantizan la conservación del calor, logran secarse de forma rápida y eficaz, y son transpirables. Otro de los materiales usados es el algodón, aunque no suelen ser de los más recomendados ya que se empapa demasiado y se hace pesado, pero te logra aportar también las características térmicas. La seda se usa también para camisetas de gran calidad, absorben la humedad y son muy suaves aportando comodidad.

 

 

En segundo lugar, debemos escoger fibras aislantes y transpirables, lo que hace que la camiseta sea térmica y que de esta forma se aísle del frío y del calor. Es decir, tu cuerpo generará un calor que la camiseta evitará que se pierda hacia el exterior, por lo tanto, cuánto mejor aislante sea el material, más calentito estarás. En este aspecto las fibras que mayor calidad térmica poseen o funcionan de mejor manera: son la lana, la seda o el poliéster y en concreto, por ese orden.

La lana y la seda son materiales que generan microburbujas de aire en el interior de la fibra, lo que hace que sea un gran aislante y que absorba la humedad de tu cuerpo. Además al ser superficies esponjosas, forma una capa de aire entre la piel y la prenda que añade aislamiento. Si a esto añadimos que son fibras naturales sin tratamientos químicos (en caso de lana y seda orgánica), podemos afirmar que son los mejores materiales térmicos para llevar pegados a nuestro cuerpo. Por lo que respecta al algodón orgánico, diremos que es un material que absorbe bien la humedad y tiene un tacto muy agradable,  pero no es el mejor aislante, por lo que notaremos sensación de frío cuando sudemos. Pueden vendértelo como térmico porqué es otra capa de ropa, pero no podemos decir que el algodón sea un material usado como camiseta térmica de invierno.

En conclusión, a la hora de recomendar un material aislante y transpirable  por excelencia, podríamos señalar a la lana merina como el mejor ejemplo, ya que es suave, confortable y nos permitirá mantener el calor corporal en todo momento. Además no ocasiona malos olores y absorbe muy bien la humedad.

 

Por último y en tercer lugar, debemos buscar fibras orgánicas sin tóxicos añadidos. ¿Y esto que quiere decir, os preguntareis, no? Nuestro cuerpo tiene una mochila tóxica que vamos llenando hasta que no podemos más, en ese punto, podemos llegar a generar lo que ahora se denominan enfermedades ambientales (piel atópica, electrosensibilidad, etc). Por lo que si evitamos en la medida de lo posible que las sustancias tóxicas entren en contacto directo con nuestro cuerpo, ayudaremos a que no tengamos que generar defensas frente a estos tóxicos. Además, si tenemos en cuenta que la ropa térmica la llevamos pegada a nuestro cuerpo, es mucho más importante que tengamos en cuenta evitar este tipo de sustancias químicas.

 

Ya hemos visto que según el tipo de material empleado en la confección de esta prenda, se pueden destacar más unas que otras propiedades, pero el rendimiento final dependerá también de otra característica muy a tener en cuenta, el grosor o gramaje del tejido, es decir, el peso en gramos por cada metro cuadrado de tela. Los materiales usados se adaptarán según la temperatura a la que estemos acostumbrados, mientras más grueso sea el tejido mayor será la capacidad de dar calor. En una clasificación muy general, los gramajes que encontramos en las primeras capas, los podremos agrupar en tres diferentes tipos o escalas de grosor:

  • De 100 a 150 g/m 2: utilizados para camisetas finas y ligeras, adecuadas para un uso activo o con meteorología no demasiado fría.
  • De 150 a 200 g/m 2: esta franja de grosor suele ser la más utilizada para las primeras capas, o lo que es lo mismo, admiten un uso de lo más polivalente. En este caso, resultan  adecuadas para climas con una temperatura por consecuente, mas intermedia.
  • De 200 a 260 g/m 2: este tipo de grosor en cambio, se usa para primeras capas gruesas que van a ser utilizadas en ambientes fríos o en situaciones algo más estáticas.

También suele ser un recurso habitual y muy acertado el combinar distintos gramajes en una misma prenda, evidentemente utilizando los más ligeros en las zonas de mayor sudoración, como en las axilas o en la espalda. En las prendas técnicas más polivalentes que admiten un uso bien como primera o incluso como segunda capa, una de las tendencias actuales es incluir un panel frontal de aislamiento transpirable para optimizar su protección frente al frío, el viento o la lluvia fina, tal y como vimos al principio.

 

Una vez hemos tenido en cuenta estas características minuciosas con respecto al tejido o material, y grosor utilizado en su fabricación, pasaremos a tomar nota de otros factores externos que no por ello debemos perder de vista, y que nos ayudarán finalmente a que tomemos la mejor opción posible ante toda la multitud de modelos con los que nos podremos encontrar. Estas últimas recomendaciones, aunque nos parezcan obvias nos podrán ayudar a escoger definitivamente la que mejor se ajuste a nosotros mismos de forma particular;

 

  • El tipo de clima en que normalmente nos desarrollemos, nos hará decidirnos más por un tipo de prenda en concreto que otra, ya que no es lo mismo vivir por ejemplo, en la zona norte que sur de nuestro país. Así que mientras unos deberían inclinarse más por camisetas con menor carga térmica y más carga en cuanto a transpiración, otros debería elegir justo lo contrario. De igual manera, unos elegirán también mangas cortas e incluso sin mangas, en vez de mangas largas. Queremos evitar con ello exceso de sudoración, no queremos enfriamientos ni deshidrataciones. 

 

  • La percepción personal del frío, no todos percibimos o sentimos el frío o el calor de la misma manera, cada uno somos de nuestro padre y nuestra madre y cuando uno tiene frío, hay otro que está sudando a mares. Para aquellos frioleros que aún siendo agosto todavía no pierden de vista la manga larga, lo mejor es que escoja una térmica gruesa con gran poder calorífico. De la misma forma que, aquel que no para de sudar ni aun estando a menos tres grados, una camiseta de manga corta le será más que suficiente por lo menos para que le ayude a transpirar o aislar este sudor y de la misma manera le pueda resultar más cómodo.

 

  • Como ya hemos hecho referencia anteriormente y para finalizar, el tipo de actividad o modalidad que más practiquemos será fundamental en nuestra elección, ya que no es lo mismo salir de ruta en BTT por el monte de al lado de casa protegido por el bosque que salir a rodar en carretera. La sensación de velocidad marca la necesidad de más abrigo. Y de igual manera, las salidas más exigentes, provocarán más sudoración y la necesidad de ir menos abrigado, pero sobre todo de que la ropa escogida sea capaz de transpirar a toda máquina. Si practicamos ambas modalidades lo más normal es que acabemos destinando una camiseta térmica para según que utilidad.

.

En definitiva, sea cual sea el uso que nos dispongamos a darle o qué modelo finalmente escojamos lo que si creemos que ha quedado claro es que no podremos practicar este tipo de deporte sin ir acompañados de una buena camiseta interior térmica de calidad. Los beneficios que nos reporta, como hemos visto, son mucho mayores por ejemplo que el gasto que nos ocasiona, por lo cual, si todavía no lo tienes claro aquí os dejamos para finalizar las tres ventajas fundamentales que aporta al deportista el uso de este tipo de prendas.

 

Beneficios de las camisetas térmicas

 

- La elasticidad y comodidad de este tipo de camisetas, que se amoldan al cuerpo con total suavidad y naturalidad como sino lleváramos nada, brindan al ciclista un calor o sensación de bienestar, sin generar ningún tipo de molestias sobre el sillín, que supone la mayor de las ventajas para el usuario, el confort que ofrece sobre nuestra bicicleta.

 

- La calidez que proporcionan este tipo de prendas debido a que retienen y mantienen la temperatura corporal desde el primer momento, es otra de sus principales virtudes. De la misma manera nos protegen eficazmente contra el frío o el viento, por lo que su uso resulta del todo polivalente.

 

- La retención del sudor es otra de las sensaciones más incómodas cuando pedaleamos sobre nuestra bicicleta, que podríamos evitar con el uso de este tipo de prendas. Esto se debe a que los tejidos, modernos y avanzados, con lo que están fabricadas este tipo de prendas especialmente, potencian la transpiración y evacúan el sudor rápidamente. Además, en nuestro caso, son capaces de controlar de una manera muy eficiente la humedad. Todo ello son beneficios a tener muy en cuenta ya que nos proporcionan o que contribuyen a mejorar el bienestar y la concentración del ciclista.

 

 

 

Como decía un pro de los de antes, de los de verdad, si después de todo esto que hemos comentado, todavía pasas frío sobre la bicicleta, recuerda…

¡¡¡No es que haga mal tiempo, sino es que no vas bien equipado!!!!

Y tiene más razón que un santo: bien equipado y preparado, puedes disfrutar de la bici en cualquier tipo de climatología.