Portaequipajes y Cestas

Portaequipajes y Cestas

Hay 21 productos.

Portaequipajes y Cestas para bicicletas ideales para transportar cualquier cosa en nuestras rutas en bicicleta.

Mostrando 1 - 21 de 21 productos

¿Qué es un portaequipajes de bicicleta?

El portaequipajes, portabultos, trasportín o parrilla es esa estructura metálica agregado a una bicicleta que permite a los usuarios de bicicletas llevar equipaje, cargamentos o alforjas e incluso otro pasajero como niños pequeños, fijando una sillita construida especialmente para ello. Los portaequipajes de bicicletas pueden ser montados en la parte delantera o trasera de una bicicleta, siendo este último el más común.

Las bicicletas pueden tener ojales con o sin rosca, en las vainas traseras y en la horquilla al frente. El montaje de un portaequipajes es posible sin estos ojetes, pero requiere de soporte físico adicional. Un estilo de portaequipajes se sujeta con abrazaderas a la tija del sillín, no requiere de ojales o soporte físico adicional, pero tiene una capacidad limitada.

Instalación del portaequipajes en la bici

Cuando queremos instalar un portaequipajes y no disponemos de los ojales con rosca en el cuadro o la horquilla de nuestra bici necesarios para ello, tenemos diversas soluciones: comprar uno que no los necesite o bien utilizar diferentes sistemas para sustituirlos.

Existen varios tipos de portaequipajes que no necesitan roscas de instalación, siendo el más conocido el portaequipajes para la tija del sillín. Es adecuado para bicicletas MTB, especialmente si tienen suspensión, ya que no les afecta el movimiento de amortiguación del triángulo posterior. Sin embargo, su capacidad de carga es limitada (hasta los 10 Kg en los más resistentes) y normalmente no se les pueden colocar unas alforjas clásicas.Son una solución para salidas muy ligeras de equipaje.

Tipos de portaequipajes

Además de las alforjas, también existen otros tipos de portabultos:

Saco estanco

Se trata de un saco que se usa en muchas modalidades deportivas, casi todas con un componente de agua importante, que en el mundo de los viajes en bicicleta es muy útil por varias razones. Por su forma se puede acoplar fácilmente, usando unos pulpos o unas redes, encima del portabultos entre las alforjas traseras o las delanteras. Al ser impermeable y estanco, protege lo que tengas en el interior en uno de los puntos que más agua va a recibir en caso de lluvia, ya que no solo hay que tener en cuenta la que cae del cielo, sino también la que lanzan las ruedas al rodar sobre mojado. Como suele venir con una correa para para llevar al hombro o como una mochila, puedes utilizarlo perfectamente si en uno de los viajes decides hacer alguna excursión.

Maleta de bicicleta

La maleta es otra opción para llevar el equipaje encima del portabultos trasero. Se trata de una bolsa que se coloca mediante anclajes. No están muy extendidas porque, en comparación con el saco estanco, son más caras, es más fácil romper los anclajes mientras que el saco no tiene, no son tan versátiles y suelen tener el peso más alto de manera que el punto de gravedad de la bicicleta sube y pierde estabilidad.

¿Qué es una cesta para bicicleta?

Seguro que en algún momento te has planteado el hacerte con una buena cesta. Este tipo de complemento no sólo no afecta a la seguridad de tu bicicleta sino que te evita los dolores de espalda provocados con las mochilas y ofrece un punto de almacenaje permanente.

Tipos de cestas para bici

Cestas de plástico

Las de menos calidad y nada amigables con el medio ambiente son las cestas de plástico. Este material se estropea con los golpes, la luz solar y los cambios de temperatura. Lo mejor y más práctico es utilizar materiales más duraderos y fácilmente reciclables como los metales (acero, aluminio…) u orgánicos como puede ser el mimbre que, aunque parezca un material poco resistente, si se trata bien aguanta muchísimo tiempo.

Cestas de bicicleta de metal

Las cestas de bicicleta de metal tienen además una ventaja que supera con creces a las de plástico: su resistencia y durabilidad. Podemos heredar sin problema este tipo de cesta y será igual de funcional y útil que el primer día.

Cestas de bicicleta de mimbre

El mimbre es un material usado durante siglos que ofrece calidez, belleza, autenticidad y estilo a vuestra bicicleta. El mimbre y otras materias vegetales similares como la madera laminada y moldeada por calor es una de las opciones más populares en los países del norte en los que llueve bastante.

Cestas de bicicleta de tela

Otra posibilidad interesante a tener en cuenta son las cestas para bicicletas hechas de tela y aunque mezclan plástico, son bastante resistentes. Aquí puedes encontrar diferentes diseños dependiendo del dibujo que tenga la tela.

Cestas de bicicleta para mascotas

Hay cestas ideadas especialmente para mascotas pequeñas que vienen con una especie de reja que rodea a nuestra mascota sin agobiarle.

¿Cómo unir la cesta a la bici mediante los soportes?

Si bien la mayoría de cestas para bicicleta se venden con el anclaje incluido algunas no lo traen. También puede darse el caso de que tengamos en casa alguna cesta que nos guste y debemos ponerla en nuestra bici. Podemos dejarlo puesto o quitarlo según nos apetezca. La mayoría de ellos se enganchan al manillar en apenas minutos, son resistentes y muy sencillos de unir a la cesta.