Portabicicletas

Portabicicletas

Hay 95 productos.

Portabicicletas para coche, nos ayudan a transportar nuestra bicicleta en los viajes o vacaciones de forma fácil y segura.

Mostrando 1 - 25 de 95 productos

Filtrar por

PORTABICICLETAS

El ciclismo es un deporte que cada vez cobra más adeptos y por consiguiente, enamorados, que no abandonarían su bicicleta aunque se dispusieran a salir de viaje. Por otro lado suele ocurrir que como buen ciclista se le hace necesario el tener que trasladarla de un lugar a otro donde se disputen carreras, haya puertos, lugares de interés o simplemente como ya hemos dicho porque jamás nos separaríamos de ella.

Además de los cuatro portabicicletas principales que existen, también hay algunas pautas legales que debemos conocer a la par que cumplir, y que a continuación os detallamos.

Pautas legales que debemos tener en cuenta:

– Normalmente casi todo el mundo suele llevar la bicicleta dentro del propio vehículo con los asientos traseros abatidos. Si hacemos esto tenemos que asegurarnos de que se encuentre bien sujeta ya que de lo contrario podría resultarnos bastante peligroso.

 Si llevas tu bici en la parte posterior del vehículo, deberás asegurarte de que la matrícula y las luces traseras se vean perfectamente, ya que si no, tendrás que hacer uso de una placa supletoria con matrícula y luces.

 Si en cambio transportamos las bicicletas en el portón trasero, ten en cuenta que nunca deberán sobrepasar el ancho de nuestro vehículo, y si así fuera, habría que desmontarlas antes de comenzar nuestra salida.

 Al transportar las bicis en la parte trasera, éstas sobresalen por detrás, por lo que tendrás que señalizarlo con la señal V20 habilitada para tal fin.

 Resulta obvio, que sea obligatorio el que nuestras bicicletas vayan bien sujetas para que no se produzcan caídas y accidentes durante nuestro viaje. En cualquier caso,  respecto a la carga extra que le añadamos a nuestro vehículo debemos tener en cuenta que nunca debe superar el límite aprobado por el fabricante.

 

Existen distintos tipos de portabicicletas, algunos de los más destacados son:

Portabicicletas de techo

Este tipo de portabicicletas va instalado sobre las barras transversales o portaequipajes. Podemos encontrarlos de acero, aluminio, o incluso de plástico de gran calidad. Su instalación suele ser muy sencilla ya que se sitúan en el carril central de la barra, y sin necesidad de herramientas podemos completar su instalación en cuestión de minutos.

Portabicicletas de bola

Esta sin duda es una buenísima opción para el transporte de nuestras bicicletas. Este tipo de portabicicletas si requieren ya algo de más inversión económica puesto que es imprescindible en este caso, tener instalada una bola de remolque.

Si nos decantamos por esta opción, es bueno conocer que existen de dos tipos: los portabicicletas de plataforma y los de bola. Los primeros, como su propio nombre indica, cuentan con una plataforma central que suele incluir carriles donde van situadas las bicicletas. Estas suelen ir fijadas gracias a brazos móviles y a cinchas en las ruedas. Por otro lado, los portabicicletas de bola, cuentan con un brazo principal que sale desde la cabeza de la bola y otros dos brazos más horizontales, donde van colgadas las bicicletas. Estos suelen ser más económicos que los de plataforma y siguen siendo igual de seguros y fiables.

Algunos de los portabicicletas tanto los anteriores de techo, como estos de bola, cuentan con adaptadores para cualquier tipo de bicicleta o de rueda, incluso para las ruedas de gran tamaño, y normalmente suelen ser vendidos aparte.

 Maletas para bicicletas

Cuando viajamos en transporte público o en cualquier otro tipo de transporte que no sea nuestro propio vehículo, esta opción será la más adecuada. Este tipo de maletas es lo mejor que puedes utilizar sobre todo si viajamos en avión o en autobús, donde la bicicleta no puede ir de cualquier manera y en la que debemos protegerla aún más debido a los golpes habituales que suelen ocasionarle a nuestros bultos en este tipo de transporte. Igualmente podría resultarnos útil también para nuestro vehículo, siempre que en él exista el espacio suficiente que nos lo permita.

Esta opción consiste en maletas grandes donde podremos llevar nuestras bicis, pero en el que será necesario por lo menos, desmontar primero las ruedas. Existen maletas rígidas y blandas, y muchas de ellas incluyen también fundas para que las ruedas no dañen el resto de la estructura. Los materiales son ligeros y duraderos y suelen incluir ruedas para facilitarnos su transporte.

 Portabicicletas de portón

Los portabicicletas traseros o de portón van colocados en la parte posterior de nuestro vehículo, con unas agarraderas, brazos y cinchas que entran en contacto directo con la carrocería de nuestro coche. Normalmente esta estructura cuenta con dos brazos principales que apoyan en el coche, y unas cinchas de sujeción que encajan en las ranuras de las aperturas del maletero. Uno de los inconvenientes que conlleva el uso de este tipo de portaequipajes y que nos suele poner de muy mal humor, consiste en que en algunas ocasiones debido a un descuido o incluso las prisas, podemos dañar la carrocería del vehículo, provocando arañazos o incluso abolladuras. Otra situación que debemos de tener en cuenta si nos decantamos por esta opción, es que las cinchas de sujeción se acaban destensando o no prestamos la atención suficiente al instalarlas, y ha llegado a ocurrir que se ha soltado el porta-bicis con las bicicletas cargadas. Y por último también debemos destacar en este caso que, si el tamaño o la colocación de las bicicletas fueran tales, que taparan o disminuyeran la visibilidad de la matrícula y/o luces de nuestro vehículo, debemos tener en cuenta que habría que añadir de forma complementaria a nuestro porta-bicis un cuadro de luces o portamatrículas además de la placa obligatoria V-20 que advertirá a los demás usuarios de la presencia de la mismas en nuestro vehículo.

Estos portabicicletas son muy habituales y no suelen ser demasiado caros, pero una vez analizados todos estos inconvenientes debemos valorar si arriesgarnos a que lo barato una vez más, nos pueda salir caro.