Mochilas de Hidratación

Mochilas de Hidratación

Hay 25 productos.

Mochilas de hidratación para ciclismo, ideales para llevar una gran cantidad de agua y guardar nuestras pertenencias en nuestras rutas en bicicleta.

Mostrando 1 - 25 de 25 productos

Mochilas de hidratación para ciclistas

Las mochilas de hidratación son la otra opción para quienes no tienen sitio en su bicicleta para colocar el portabidón, o para aquellas personas que no son tan hábiles para extraer el bidón del soporte y soltar las manos del manillar, o no quieren detenerse para poder hidratarse.

Este complemento consiste en una pequeña mochila con una abertura en la parte superior,dentro de la cual va un depósito de agua de plástico. De este depósito sale un tubo que atraviesa esa abertura y llega hasta la zona de la boca para que de esta manera se pueda consumir el líquido que se encuentra en su interior. Aunque cargar con toda la mochila sólo para el agua puede parecer algo incómodo, aparte de que en ciertos casos es la única opción, el consumo del líquido en su interior resulta de lo más confortable. En cambio para los cicloturistas o amantes de la bicicleta que buscan más disfrutar de una ruta en bici que cualquier otra cosa sin necesidad de que les falte detalle alguno, este complemento les resultará un gran aliado.

¿Qué mochila de hidratación para ciclistas comprar?

Como con todos los accesorios en el mundo del ciclismo,  existen mochilas de hidratación de infinidad de marcas y modelos, lo importante es saber cuáles son tus necesidades y cuál será el uso que les vayas a dar, a partir de ahí buscaremos la que más nos convenga. La mayoría de los usuarios por comodidad y por transportar el mínimo peso posible, optan por las mochilas de hidratación de tipo pequeño, aquellas cuya única función es abastecernos de agua y que en todo caso, podrán llevar algún bolsillo justo para llaves, móvil o cualquier herramienta multiusos con la que completemos nuestra ruta. Esta es una buena opción ya que cuentan con una bolsa de hidratación interna de 1,5 litros de capacidad que se queda perfectamente acoplada a la espalda ocupando un tamaño casi mínimo, a la vez que incluso nos puede aportar algo de frescor por esta zona.

No sólo las podemos encontrar pequeñas sino que también existen con una capacidad de hasta 5 litros para aquellos casos en que por el contrario se hacen grandes rutas como el camino de Santiago o salidas algo más largas de lo habitual. Al ser de más capacidad, también podemos incluir en ellas por consiguiente muchos más accesorios como cámaras o bomba para las reparaciones, alguna herramienta, o incluso meter alguna prenda de abrigo.

Los inconvenientes de las mochilas de hidratación para ciclistas

El inconveniente más tenido en cuenta sobre estas mochilas es el peso que conlleva su transporte, ya que cuanta más capacidad, mayor va a ser el peso que llevaremos colgado y mayor será la cantidad de objetos que acabaremos por llevar con nosotros. Y aunque la tónica general es pensar que las mochilas producen más calor, todo dependerá del modelo que se elija, ya que las marcas de calidad suelen colocar materiales transpirables para dar la sensación más parecida posible a no llevar nada. Es por ello también por lo que estas mochilas deben ser limpiadas con frecuencia, y dejarlas secar bien de vez en cuando para evitar que cojan olores o la falta de cuidado produzca su mayor deterioro con el paso del tiempo.