Manetas de Cambio

Manetas de Cambio

Hay 118 productos.

Manetas de Cambio para bicicletas de todos los estilos y modelos, manetas de cambio para bicicletas de montaña de carretera o urbanas

Mostrando 1 - 25 de 118 productos

Manetas de Cambio

Manetas de Cambios de Carretera

Las manetas o mandos de cambio son el elemento de la transmisión mediante el cual se accionan los cambios de plato y piñón. El funcionamiento de las manetas de cambio va de la mano del cassette, los platos y la cadena, cambiando entre las diferentes configuraciones de desarrollo de la transmisión. Los cambios de desarrollo son los que nos permiten mejorar nuestro rendimiento y optimizar nuestro esfuerzo sobre la bicicleta, adaptándonos a las irregularidades del terreno. De esta forma, podemos subir cuestas pronunciadas sin forzarnos demasiado y sin riesgo de quedarnos parados de repente, o aprovechar al máximo los descensos para aumentar la velocidad.

Desde los años 30, los cambios de plato y de piñón se realizaban mediante una palanca que estaba ubicada en el cuadro y, no fue hasta 1990 que, la marca Shimano integró la palanca en la maneta de freno. Desde entonces, grandes marcas como SRAM y Campagnolo no se han quedado atrás y han desarrollo diferentes tipos de manetas de cambio adaptadas para las diferentes modalidades del ciclismo, y siguen innovando y perfeccionando sus productos.

Tipos de Manetas en el Ciclismo de Carretera

En el ciclismo de carretera encontramos, en general, dos tipos de manetas: electrónicas y mecánicas.

Las manetas de cambio mecánicas funcionan por cable, haciendo que la cadena pase entre los piñones. Este tipo de manetas son fiables, robustas, eficaces y duraderas con un mantenimiento adecuado, no requieren de ningún tipo de batería o recarga y son más baratas que las electrónicas. Todo esto hace que sean la opción preferente de muchos ciclistas y que, probablemente, nunca lleguen a desaparecer del mercado.

Por otro lado, encontramos las innovadoras manetas electrónicas, que cambian de plato de forma automática en función de la configuración que hayamos elegido, permitiéndonos sacar el máximo provecho a nuestra transmisión y evitando malas combinaciones de plato y piñón que provoquen cruces y roces con la cadena que aceleren su desgaste.

Las manetas de cambio electrónicas sí tienen una batería que puede durar hasta dos mil kilómetros. Aunque nos dejan muchas horas de recorrido para despreocuparnos de ellas, debemos tener cuidado de no quedarnos sin batería en mitad de un trayecto o no podremos cambiar de marcha. Su precio es algo más elevado que el de las manetas mecánicas, pero su mantenimiento es mucho menor.

Las manetas de cambio electrónicas tuvieron una gran aceptación en el ciclismo de carretera y están ganando cada vez más popularidad por su precisión y comodidad ya que, al tratarse de terrenos más llanos y con menos baches, son altamente fiables y corren menos riesgo de averiarse que en otras disciplinas del ciclismo como el ciclismo de montaña.

Es aconsejable tener en cuenta las características de cada una a la hora de comprar, para poder hacernos con el tipo que más se acomode  a nuestras necesidades. Sea cual sea la que elijamos, la podremos encontrar con la mejor calidad y a buen precio en las grandes marcas del mundo del ciclismo como SRAM, Shimano y Campagnolo. Cada una de ellas cuenta, en su catálogo, con una amplia gama de manetas de cambio, así como de otros elementos del sistema de transmisión de nuestra bicicleta, fabricada con distintos materiales y de diferentes modelos para que podemos encontrar nuestra opción ideal.

 

Manetas de Cambio de Montaña

Las manetas o mandos de cambio son el elemento de la transmisión mediante el cual se accionan los cambios de plato y piñón. El funcionamiento de las manetas de cambio va de la mano del cassette, los platos y la cadena, cambiando entre las diferentes configuraciones de desarrollo de la transmisión. Los cambios de desarrollo son los que nos permiten mejorar nuestro rendimiento y optimizar nuestro esfuerzo sobre la bicicleta, adaptándonos a las irregularidades del terreno. De esta forma, podemos subir cuestas pronunciadas sin forzarnos demasiado y sin riesgo de quedarnos parados de repente, o aprovechar al máximo los descensos para aumentar la velocidad.

Desde los años 90 y gracias a la marca Shimano, podemos cambiar de marcha sin tener que retirar las manos del manillar, a diferencia de como se hacía con el antiguo mecanismo con la palanca de cambios anclada en el cuadro de la bicicleta. Esta marca, al igual que otras fabricantes de transmisiones de bicicleta como SRAM y Campagnolo, están en la cumbre del mercado del ciclismo e investigan, diseñan y fabrican manetas de cambios, así como el resto de componentes de la transmisión de la bicicleta, con distintos materiales, mecanismos y modelos para que podamos encontrar el que necesitemos.

Tipos de Manetas en el Ciclismo de Montaña

En el ciclismo de montaña nos encontramos con manetas electrónicas y mecánicas. Dentro de las manetas mecánicas, podemos diferenciar dos tipos: de pulsador doble y de puño o giratorias.

Las manetas de pulsador doble son las más encontradas dentro del ciclismo de montaña. El mecanismo funciona con dos palancas o gatillos, uno para subir la marcha y otro para bajarla. Al ser mecánicas, funcionan por cables y son muy duraderas y fiables. Permiten cambiar de marcha eficazmente incluso en terrenos con muchas irregularidades como baches, pendientes, subidas y bajadas. Además, cuentan con la ventaja de que los pulsadores pueden ir colocados en diferentes lugares del manillar, según le resulte más cómodo al ciclista.

Con un mecanismo similar, aunque integrado en el puño del manillar, tenemos las manetas de cambio de puño o giratorias. En este caso, basta con hacer girar el sistema integrado en el manillar para que los cables hagan moverse la cadena y se cambie de un piñón a otro. La gama Grip Shift de SRAM es la más usada en este tipo de manetas, aunque otras marcas también las fabriquen. Este mecanismo, al igual que el de pulsador doble, es muy fiable, robusto y cómodo, lo que lo convierte en una buena opción para el ciclismo de montaña. Sin embargo, no tiene tanto éxito debido a su falta de movilidad, ya que el sistema va integrado forzosamente en el puño y no cabe la posibilidad de colocarlo en otro lugar.

Como alternativa a las manetas mecánicas, encontramos las electrónicas. Su llegada al ciclismo de montaña no fue muy exitosa debido, principalmente, a que el tipo de terreno en el que se realiza esta disciplina no resulta muy compatible con un delicado sistema electrónico.

 Las manetas electrónicas cambian de plato de forma automática en función de la configuración que elijamos, permitiéndonos sacar el máximo provecho a nuestra transmisión y evitando malas combinaciones de plato y piñón que puedan provocar cruces, roces y estiramientos de la cadena que aceleren su desgaste. Pueden ser de gran utilidad pero, al tener que realizar cambios de marcha más bruscos, saltos, subidas y paradas tan constantemente como en el ciclismo de montaña, corren un alto riesgo de sufrir daños, estropearse y dejar de ser fiables, lo que obligaría al ciclista finalizar su recorrido sin poder cambiar la marcha. A pesar de esto, marcas como SRAM y Shimano no dejan de trabajar para seguir mejorando este sistema y desarrollando nuevos modelos mejor adaptados para el ciclismo de montaña.

Es recomendable, a la hora de comprar los componentes de nuestro sistema de transmisión, tener cuidado con la compatibilidad entre marcas. En general, las grandes marcas fabrican productos que únicamente son compatibles con otros de la misma marca, aunque podamos encontrar excepciones. En general, para asegurarnos un funcionamiento óptimo y no preocuparnos demasiado, es conveniente analizar las características de los componentes de cada marca y decidirnos por aquella cuyos productos se amolden mejor a nuestros gustos y necesidades.