Frenos

Frenos

Hay 194 productos.

Frenos para bicicletas de todos los estilos, frenos de disco, frenos de cantilever, discos de freno y zapatas de freno para todas las bicicletas y marcas.

Mostrando 1 - 25 de 194 productos

Frenos

Los frenos de la bicicleta son el mecanismo que nos permite reducir la velocidad  de desplazamiento o, incluso, llegar a detenernos completamente. En otras palabras, transforman la energía cinética de un objeto en calor que se desprende. A lo largo de estos últimos años y, gracias al imparable avance tecnológico, se han ido implementando mejoras en el diseño y funcionalidad de los frenos, llegando a crear multitud de modelos de frenos que pueden adaptarse a los gustos y necesidades de los clientes.

Sistemas de Freno

Existen muchos tipos diferentes de frenos pero podemos agruparlos en dos ramas diferentes en función de dónde ejerzan su fuerza de frenado.

Por un lado, están los frenos de aro que, como su propio nombre nos indica, aplican la fuerza sobre el aro de la rueda. Se caracterizan por ser simples, ligeros, económicos y por disipar el calor eficientemente a la par que ejercen una menor presión en la rueda, sin embargo, el frenado se verá afectado tanto por las condiciones de la rueda como por las atmosféricas.

Por otro lado, tenemos los frenos de buje, que ejercen la fuerza sobre el mismo buje. Este tipo de freno, salvo el freno de disco, se vale de un brazo de reacción que evita que se muevan el resto de piezas de la bicicleta durante el frenado. Este tipo de frenos requieren un menor mantenimiento y su rendimiento no se ve afectado ni por el ambiente ni por el estado de la rueda, sin embargo, ejercen una mayor presión sobre la rueda, son más pesados y menos económicos.

Dentro de los frenos de aro podemos encontrar:

Frenos Cáliper

Vienen acoplados mediante un tornillo al cuadro u horquilla de la bicicleta y provistos de dos zapatas, una por cada brazo, que actúan a modo de pinza sobre la superficie de frenado del aro. Sigue siendo uno de los frenos más usada en la actualidad y entre sus variables encontramos los Cáliper de tiro lateral con pivote sencillo, de tiro lateral con pivote dual y de tiro central.

Frenos Cantilever

Estos frenos disponen de dos pivotes, cada uno sujetando un brazo, y su correspondiente zapata a cada lado de la rueda. Este tipo de freno surgió a mediados de los 80 y fueron muy usados especialmente en el ciclismo de montaña por su gran potencia y menor peso.

Frenos de Varilla

Actualmente, solo veremos este tipo de frenos en bicicletas antiguas ya que han quedado obsoletas. No poseen brazos móviles y utilizan un sistema con varillas y pivotes. Las zapatas ejercen la fuerza de freno en la cara interna del aro, por lo que no es un tipo de freno que pueda adaptarse a toda clase de ruedas, no resultando lo suficientemente versátiles..

Frenos V-Brake

Este tipo de freno son una evolución de surge de la combinación de los sistemas de freno Cáliper y Cantilever. Comparte con los Cantilever su mecanismo con doble pivote, uno a cada lado de la rueda y, con los Cáliper, su trabajo a modo de pinza. Su mecanismo es de tiro central y ofrece una gran potencia incluso ejerciendo poca fuerza. Su nombre se corresponde con la patente de la marca Shimano y llevan más de 20 años siendo utilizados en todo tipo de bicicleta.

Frenos Roller-Cam

Al igual que los V-Brake, combinan características de los Cáliper y los Cantilever. Estos frenos funcionan con una leva sujeta al chicote central que es la que hace que las zapatas presionen los laterales de la rueda al accionar el mecanismo. Este tipo de freno no es de los más usados actualmente debido a su dificultad para montarlos y ajustarlos.

Entre los frenos de buje podemos distinguir:

Frenos de Tambor

Los frenos de Tambor, al igual que los de Varillas, han caído en desuso debido a su elevado peso en comparación con otros sistemas de frenado y a su falta de potencia. Existen frenos Tambor acoplados al buje y otros que son externos. El principal problema que encontramos con los primeros es que, en caso de fallo, es necesario sustituir la rueda al completo. Con respecto a los segundos, se corre el riesgo de un sobrecalentamiento si el uso es muy continuado.

Frenos de Disco

Los frenos de discos son usados principalmente en el mundo de las Mountain Bike ya que proporcionan una gran potencia de frenado y su mecanismo no se ve afectado por el agua ni el barro que pueda tener la rueda, y tampoco depende de las posibles desviaciones o imperfecciones del aro de la rueda. Aunque debido a estas características, los frenos de disco resultan de gran utilidad para el ciclismo de montaña, desde que se ha economizado su precio, estos frenos no dejan de ganar popularidad y los podemos encontrar en muchos otros tipos de bicicletas. Su mecanismo funciona con un disco fijado al buje por medio de tornillos y un Cáliper que, al accionarse, hace que las dos pastillas presionen ambas caras del disco, provocando el frenado de la rueda. El modo de accionar el freno puede ser por tracción mecánica o hidráulica. Es recomendable tener especial cuidado al usar estos frenos ya que, su potencia de frenado es tan grande que, en caso de no tener una horquilla adecuada, puede sacar la rueda de su sitio.

Frenos Contrapedal

Con el freno contrapedal la rueda trasera gira incluso cuando no se están moviendo los pedales y es al pedalear hacia atrás cuando se produce el frenado. A diferencia de otros sistemas de freno, el contrapedal apenas requiere mantenimiento, únicamente sería necesario mantener correctamente lubricadas todas sus partes. Como inconveniente cabe destacar su tendencia a sobrecalentarse, por lo que no es recomendable usarlos en pendientes pronunciadas. Estos frenos son muy usados en bicicletas para niños ya que no es necesario ejercer fuerza con las manos para accionar el mecanismo.

Frenos de montaña

Para el ciclismo de montaña, unos buenos y potentes frenos son imprescindibles. No basta con cuidar la suspensión y asegurarte un juego de desarrollo que te permita mantener una velocidad óptima, tener la confianza y seguridad de que ni el barro ni el agua afectarán de ninguna forma a tu frenado es lo que te permite disfrutar verdaderamente del trayecto.

Por este motivo los frenos de disco son los más usados en el mundo de la Mountain Bike. Cada vez son más los ciclistas que dejan de utilizar los frenos de zapata o que los usan sólo en bicicletas para circular por la carretera o en zonas urbanas.

Entre los frenos más potentes para el ciclismo de montaña, a pesar de su elevado peso, podemos destacar los XTR de la marca Shimano y los MT7 y MT8 de Magura. Por supuesto, existen otras marcas como SRAM y Clark’s que tienen modelos de frenos de disco de gama alta cuya calidad es inmejorable.

Estos frenos tienen una alta velocidad de reacción, comienzan su frenado al instante en que las almohadillas hacen contacto y puede resultar algo brusco, a diferencia de los frenos de zapata, que son más progresivos. Esta diferencia puede hacer que te cueste adaptarte pero, bien empleado, resulta de gran utilidad para alargar descensos y retrasar el momento de frenar, sabiendo que el frenado se dará inmediatamente.

Frenos de carretera

A pesar del auge de los frenos de disco en el ciclismo de carretera debido a su alta resistencia a condiciones meteorológicas desfavorables, los frenos de zapata siguen siendo utilizados por muchos ciclistas por las ventajas que les proporciona. La ventaja principal que marca la diferencia con respecto a los frenos de disco sería el peso. Los frenos de zapata son mucho más ligeros que los de disco.

Entre los frenos de zapata más ligeros encontramos los V-Brake, cuyo mantenimiento y precio es muy bajo. Desmontarlos y volver a montarlos cuando necesiten una puesta a punto no supone un gran inconveniente, tienen una gran potencia de frenado, y su relación calidad precio es inmejorable.

También cabe destacar el nuevo modelo de frenos de pinza de la marca Ciamillo, los Likki8, que anuncian ser los más ligeros del mercado. Están fabricados con fibra de carbono, titanio y aluminio. Son rígidos pero ligeros, potentes y pueden ser usados por bicicletas con llantas más anchas.

A pesar de no contar con un peso tan ligero como los frenos de zapata y de ser mucho más delicados, los frenos de disco se están volviendo cada vez más populares no sólo en el ciclismo de montaña, sino en todo el mercado del ciclismo, especialmente ahora que se pretende hacerlos más económicos.

 

Discos y Zapatas de Freno

Uno de los mayores debates en el mundo del ciclismo actual, tanto en la élite del ciclismo como entre los aficionados, es el del uso de los frenos de disco o los de zapata. Ambas partes pueden defender su postura exponiendo las ventajas e inconvenientes de cada sistema de freno.

Frenos de disco frente a frenos de zapata

Los frenos de zapata tienen una larga historia y han pasado por grandes cambios. Entre los frenos de zapata más usados actualmente encontramos los Cáliper, los Cantilever y, sobre todo, los V-Brake, la evolución de estos dos.

En términos generales, los frenos de zapata suelen ser más ligeros y relativamente más económicos que los de disco. Además, la presión que ejercen sobre la horquilla durante el frenado es menor y cuentan con una mayor compatibilidad con otros accesorios de la bicicleta, lo que los hace fácilmente adaptables a muchos modelos.

Sin embargo, también debemos destacar que este tipo de frenos tienen una serie de desventajas que pueden afectar a su rendimiento. Las inclemencias meteorológicas tales como la lluvia, la formación de barro y, en general, las condiciones de humedad, pueden llegar a influir negativamente en su desempeño y funcionalidad. También existe un mayor riesgo de pinchazo de la cámara en largas pendientes descendientes debido al sobrecalentamiento del aro y, aunque no llegue a producirse pinchazo por el sobrecalentamiento, la fricción en sí misma de las zapatas sobre el aro producirá que éste se vaya desgastando lentamente.

Por otro lado tenemos los frenos de disco, con una historia algo más reciente, que están ganando popularidad y parece que han venido para quedarse. Este tipo de frenos no aplican su fuerza directamente sobre la rueda, sino sobre un rotor, que es el disco, que va sujeto al buje de la rueda. Es usado, mayoritariamente, en el ciclismo de montaña, pero va ganando partidarios en el ciclismo de carretera.

Entre las ventajas de los frenos de disco destacamos precisamente que, estos frenos no se ven afectados por las condiciones meteorológicas ni se desgasta el aro durante el frenado, ya que la fuerza no va aplicada directamente sobre él. Además, ofrecen una gran potencia de freno.

En contraposición, poseen desventajas tales como su elevado precio y nivel de mantenimiento, aunque recientemente se estén abaratando de manera que puedan llegar a más personas. A pesar de que el aro no sufre la fuerza del frenado, sí lo hace la horquilla, por lo que para este tipo de frenos se necesitan unas horquillas especiales capaces de aguantar la presión sin romperse ni deformarse ya que, en caso de no aguantar, podría llegar a salirse la rueda y provocar un accidente. Debido a esto y a su dificultad para ajustarse, tienen una menor adaptabilidad a los diferentes modelos de bicicletas y accesorios que podemos encontrar, por lo que es muy importante revisar la compatibilidad.

En la mayoría de los casos, nos veremos obligados a elegir uno de estos dos sistemas de frenado pero, actualmente, existen algunos modelos que nos posibilitarían la instalación de ambos en nuestra bicicleta.

No existe una forma exacta de determinar el mejor sistema de frenado ya que cada uno cuenta con sus ventajas y desventajas por lo que, lo más indicado sería elegir nuestro sistema analizando sus distintas características en función de nuestras necesidades. Si sueles usar tu bicicleta en zonas más húmedas o con barro, probablemente los frenos de discos se adapten mejor a lo que necesitas, sin embargo, si el clima es seco y buscas un mecanismo ligero que te permita frenar eficazmente, unos frenos Cáliper o V-Brakes podrían ser lo que buscas.