Desviadores y Cambios

Hay 208 productos.

Desviadores y Cambios para todos los modelos de bicicletas, disponemos de componentes de todas las gamas y calidades.

Mostrando 1 - 25 de 208 productos

Cambios

Cambio trasero

Antiguamente, el mecanismo para cambiar de piñón se accionaba mediante una palanca situada en el cuadro de la bicicleta y, no fue hasta la década de los noventa que, de la mano de Shimano, la palanca pasó a situarse en la maneta de freno, lo que permitió a los ciclistas mantener la cadencia de pedaleo y no retirar la mano del manillar a la hora de cambiar de velocidad. Este cambio de velocidad se da gracias al desviador trasero.

El desviador trasero recibe comúnmente el nombre de cambio trasero o cambio, va situado en la rueda trasera y es el encargado de mover la cadena cambiándola de piñón y de mantener la cadena en tensión cuando se cambia de un piñón grande a uno más pequeño.

A la hora de adquirir un cambio nuevo, lo más sencillo es hacernos con una con la misma longitud de caja que el antiguo, es decir, con la misma distancia que hay entre la polea superior y la inferior. En caso de no contar con esta referencia, para averiguar qué tipo de caja nos conviene, bastará con restar el número dientes del piñón pequeño al piñón grande y, al resultado, sumarle la diferencia entre los dientes del plato grande y el pequeño. El resultado nos indicará su capacidad y vendrá expresada en dientes, por lo que deberemos adquirir una caja que pueda albergar ese número de dientes.

Por lo tanto, es muy importante para que nuestro sistema de transmisión funcione correctamente asegurarnos de que el cambio que usemos sea compatible con el rango de nuestro cassette y, también, debemos comprobar que los diferentes elementos de nuestro sistema sean compatibles entre sí. Para garantizar la compatibilidad, una buena opción es comprar todos los productos que necesitemos de una misma marca ya que, normalmente, las grandes marcas fabrican componentes cuya compatibilidad se da únicamente con otros componentes de la misma marca, tal es el caso de Campagnolo. En Shimano y SRAM sí podemos encontrar  componentes compatibles con otras marcas.

A la hora de realizar los cambios de marcha es recomendable tener cuenta ciertas indicaciones que nos pueden ayudar a alargar la vida útil de nuestro sistema de transmisión, evitar el desgaste precoz de la cadena y cuidar nuestro cuerpo previniendo de posibles lesiones. No es aconsejable utilizar las configuraciones de plato grande con piñón grande ni de plato pequeño con piñón pequeño ya que la cadena queda completamente estirada y cruzada, provocando que se roce, salte o incluso llegue a romperse. También debemos evitar realizar grandes cambios de marchas rápidamente y de una vez ya que la cadena puede salirse con mayor facilidad. Para preservar el buen estado de nuestras rodillas y de nuestra bicicleta tampoco resulta conveniente arrancar la bicicleta con una velocidad alta, es decir, con una combinación con piñón pequeño.

Cambios de Montaña

La diferencia entre los cambios de montaña y los de carretera reside en la longitud de la caja de cambio, que es la distancia que hay entre la polea superior y la inferior. Esta longitud es de gran importancia para la transmisión ya que determina la tensión de la cadena, que debe estar optimizada para que se traslade fácilmente en el cassette. En las grandes marcas como Shimano y SRAM se clasifican las cajas de cambios en caja corta, caja media y caja larga, en función de la capacidad de cada caja. En el ciclismo de montaña suelen usarse cambios con un rango más amplio que en el ciclismo de carretera, por lo que es frecuente encontrar cambios de  cajas largas.

Debido al tipo de terreno en el que se desenvuelve esta modalidad del ciclismo, no es frecuente encontrar grupos de cambio electrónicos que, a pesar de sus numerosas ventajas, son más frágiles que los mecánicos y pueden romperse con más facilidad. Los cambios más usados son mecánicos que, al funcionar por cable, son más resistentes y fiables durante el recorrido.

Cambios de Carretera

Los cambios son los que mueven la cadena cuando cambiamos de marcha y nos permiten adaptarnos al tipo de situación y terreno en el que nos encontremos, optimizando nuestro esfuerzo para conseguir el mejor rendimiento sin reducir nuestra cadencia de pedaleo.

La diferencia entre los cambios de montaña y los de carretera reside en la longitud de la caja de cambio, que es la distancia que hay entre la polea superior y la inferior. Esta longitud es de gran importancia para la transmisión ya que determina la tensión de la cadena, que debe estar optimizada para que se traslade fácilmente en el cassette. En las grandes marcas como Shimano y SRAM se clasifican las cajas de cambios en caja corta, caja media y caja larga, en función de la capacidad de cada caja. En el ciclismo de carretera suelen usarse cambios con un rango medio y corto, aunque los de rango corto no es recomendable usarlos con sistemas de triple plato.

En el ciclismo de carretera están adquiriendo cada vez más relevancia los cambios electrónicos ya que, al circular por rutas sin demasiadas irregularidades del terreno, tienen menos riesgo de sufrir daños y averiarse. Los desviadores electrónicos cambian de plato de forma automática en función de la configuración que hayamos elegido, permitiéndonos sacar el máximo provecho a nuestra transmisión y evitando malas combinaciones de plato y piñón que provoquen cruces y roces con la cadena que aceleren su desgaste. Esto, sumado a su bajo mantenimiento, hace que sea la mejor opción para el ciclismo de carretera.

Desviadores

Desviadores de Montaña

Dos elementos importantes del sistema de transmisión de la bicicleta son los desviadores. Tenemos dos: uno delantero, al que comúnmente se le denomina simplemente desviador, y uno trasero, al que se conoce como cambio o cambio trasero.

El desviador delantero va anclado al cuadro de la bicicleta y es el encargado de mover la cadena cambiándola de plato dependiendo del tipo de desarrollo que queramos en el momento.

Dentro del ciclismo de montaña, es frecuente encontrar configuraciones monoplato para las que no sería necesario el uso de desviador pero, si la configuración es de doble plato o, incluso, de triple plato, es importante tenerlo en cuenta antes de lanzarnos a comprar nuestro desviador. El número de velocidades y platos para los que ha sido diseñado resulta determinante ya que, aunque la diferencia entre unos y otros sea de apenas unos milímetros, supone una distancia insalvable a la hora de ajustarlo.

En función del modo en que esté anclado al cuadro los podemos encontrar de tipo abrazadera y de tipo soldar.  Dentro de los de abrazadera los encontramos de abrazadera alta, que son los primeros que salieron al mercado, y de abrazadera baja, que suponen una evolución de los anteriores. Los de tipo soldar no tienen abrazadera, por lo que van atornillados a una pestaña del cuadro directamente.

Los más usados son los de tipo abrazadera, de hecho, para los de tipo soldar existen adaptadores que nos permiten acoplarlos en cuadros que no posean este anclaje y funcionen con abrazadera.

También podemos distinguir entre desviadores mecánicos y electrónicos. Los mecánicos son los más encontrados incluso en la actualidad y funcionan por cables de acero que ponen en marcha el cambio de plato. Los desviadores electrónicos cambian de plato de forma automática en función de la configuración que hayamos elegido, permitiéndonos sacar el máximo provecho a nuestra transmisión y evitando malas combinaciones de plato y piñón que provoquen cruces y roces con la cadena que aceleren su desgaste.

Esta modalidad de ciclismo trascurre por trayectos con muchos baches, saltos y cambios en el terreno, por lo que los desviadores y grupos electrónicos, en general, corren un alto riesgo de sufrir algún desperfecto y su fiabilidad puede fallar. Esto hace que la opción que más seguridad nos da sea los siempre confiables desviadores mecánicos.

Existen muchas marcas que ofrecen desviadores de calidad a buen precio como son Shimano, Gurpil, Epoch, SRAM o SunRace, aunque es la marca Shimano la que nos ofrece una mayor compatibilidad con otros sistemas gracias a su sistema Dual-Pull.

Desviadores de Carretera

Los desviadores son dos elementos fundamentales del sistema de transmisión. Al desviador trasero se le conoce como cambio o cambio trasero y al desviador delantero se le llama sencillamente desviador.

El desviador delantero se encarga de mover la cadena cambiándola de plato en función del desarrollo que necesitemos en cada momento. Va situado en el cuadro de la bicicleta mediante un anclaje que puede ser de tipo abrazadera y de tipo soldar. 

Dentro de los de abrazadera los encontramos de abrazadera alta, que son los primeros que salieron al mercado, y de abrazadera baja, que suponen una evolución de los anteriores. Los de tipo soldar no tienen abrazadera, por lo que van atornillados a una pestaña del cuadro directamente y son los más encontrados en el ciclismo de carretera. También podemos encontrar adaptadores para los desviadores soldar que permiten acoplarlos en cuadros que no posean este anclaje y funcionen con abrazadera.

También podemos distinguir entre desviadores mecánicos y electrónicos. Los mecánicos funcionan por cables de acero que ponen en marcha el cambio de plato. Los desviadores electrónicos cambian de plato de forma automática en función de la configuración que hayamos elegido, permitiéndonos sacar el máximo provecho a nuestra transmisión y evitando malas combinaciones de plato y piñón que provoquen cruces y roces con la cadena que aceleren su desgaste.

En el ciclismo de carretera las rutas suelen ser estables, con trayectos en línea recta y sin grandes cambios en el terreno, por lo que los desviadores y grupos electrónicos son más fiables y corren un menor riego de rotura. Esto sumado a su bajo mantenimiento hace que sea la mejor opción para el ciclismo de carretera, a pesar de que su precio sea algo más elevado que el de los desviadores mecánicos.

Algo que debemos tener en cuenta antes de lanzarnos a comprar un desviador es el número de velocidades y platos para los que ha sido diseñado, ya que aunque la diferencia entre unos y otros sea de apenas unos milímetros, esto supone una distancia determinante a la hora de ajustarlo. Lo más frecuente en el ciclismo de carretera son las configuraciones de doble y triple plato.

Existen muchas marcas que ofrecen desviadores de calidad a buen precio como son Shimano, Gurpil, Epoch, SRAM o SunRace, aunque es la marca Shimano la que nos ofrece una mayor compatibilidad con otros sistemas gracias a su sistema Dual-Pull.