Cubrezapatillas

Hay 21 productos.

Cubrezapatillas de ciclismo para evitar el frío y la lluvia en los pies en nuestras rutas en bicicleta.

Mostrando 1 - 21 de 21 productos

CUBREZAPATILLAS

 

Hoy le toca el turno a una pieza un poco olvidada en nuestras salidas ciclistas, pero no por ello menos importante ya que es parte fundamental para resguardarnos del frío, sobre todo para nuestros pies, que son la zona de nuestro cuerpo que cubre este tipo de complemento ciclista.

Esta zona como decimos es tan importante de cubrir o de mantener calentita, porque la temperatura es en parte una sensación, y esa sensación está ligada a las terminaciones nerviosas que tenemos en nuestro cuerpo, por lo que si mantenemos los pies calentitos, nuestra sensación de frío será menor ya que los pies actúan como reguladores de la temperatura corporal.

Los cubrezapatillas de ciclismo en este caso, suelen ser bastante eficaces contra el frío, incluso también pueden protegernos contra el agua si los compramos que sean impermeables. Los cubrebotas o cubrezapatillas son un producto del todo versátil ya que pueden usarse en verano para ganar aerodinámica en contrarreloj, en primavera/otoño para protegernos frente a las salpicaduras en las carreteras mojadas, y en invierno para mantener los pies abrigados y protegidos frente al viento frío.

Este tipo de complemento ciclista, los cubrezapatillas, están disponibles en diferentes formas y cortes, y pueden estar elaborados a partir de diversos materiales, cada uno diseñado para cumplir una función en concreto. Por lo tanto, no es del todo complicado conseguir un par de ellos que encajen en el propósito que tienes en mente, y esto es crucial; por ejemplo, unos cubrezapatillas aerodinámicos de lycra elegantes y finos protegerán bastante menos del frío que unos botines de invierno de neopreno gruesos. Por ello es por lo que a continuación expondremos las diferencias entre los distintos diseños y materiales de cubrezapatillas, así como los factores que debemos tener en cuenta a la hora de elegir este tipo de prenda.

Compatibilidad con el calzado ciclista

Normalmente la mayoría de cubrezapatillas están diseñados para llevarlos con zapatillas de carretera, esto se debe a que este tipo de calzado presenta una suela suave, a excepción del refuerzo del talón y de la cala. De este modo, los cubrezapatillas envolverán la suela y permitirán un perfil totalmente ajustado.

No obstante, también podremos encontrar cubrezapatillas específicas para otras modalidades del ciclismo, por ejemplo de MTB. En este caso, las zapatillas utilizadas para esta modalidad de MTB, tienen unos tacos y clavos en la suela más pronunciados, y es por ello por lo que presentan una abertura algo más amplia en la base, que permite que la banda de rodadura sobresalga. Este tipo de cubrezapatillas también suelen ser utilizada  en desplazamientos urbanos, donde probablemente tengas que andar durante largas distancias. De esta forma evitaremos que se roce con el suelo el tejido de debajo de la zapatilla al caminar, evitando así por lo tanto, el deterioro de éstas más rápidamente.

También puede darse el caso de que te guste practicar ambas modalidades alternativamente, y por ello te dispongas a buscar unos cubrezapatillas que sean adecuados tanto para tus zapatillas de MTB como para tus zapatillas de carretera. En este caso deberás considerar los cubrezapatillas que tienen cierre de velcro por debajo de la suela, en lugar de sólo las dos aberturas, en las calas y el talón. Esto se debe a que resulta mucho menos probable que los cierres de velcro interfieran con la banda de rodadura en las zapatillas de MTB y urbanas, y de esta forma puedan adaptarse mejor a ambas suelas ciclistas.

 

Tallas y corte

Las tallas de los cubrezapatillas suelen corresponder con la talla de zapatillas utilizada normalmente por el ciclista. El mejor método para identificar la talla exacta para cada uno de nosotros es consultar la tabla de tallas específicas por el fabricante, del producto que estamos mirando.

Aunque las tallas suelan corresponder a la de nuestras zapatillas, las distintas marcas tienen diferentes formas de medirlas o de agruparlas, para algunas marcas, los cubrezapatillas agrupan las distintas tallas por tallas europeas; por ejemplo, 44-46, mientras que otras emplean una convención de tallas mediante nombres, como Mediana o Grande, con una tabla de tallas anexa que indica la relación de cada una de estas medidas con la talla de zapatillas. Si se nos diera el caso de encontrarnos entre dos modelos de tallas, deberemos optar en la medida de lo posible, por la de tallaje superior, de esta forma nos aseguraremos que la cobertura sea lo suficientemente grande para proteger de la formas más completa nuestras zapatillas. Queremos que los cubrezapatillas nos queden tan ajustados como sea posible para que no chancleteen, se plieguen ni irriten de ningún modo mientras los llevamos puestos, pero sino es así siempre será preferente que por lo menos nos cubran del todo antes de no llegar si quiera a quedarse sujetos. Esto no quiere decir que tengas que escoger una talla de más de cubrezapatillas porque vayan por fuera de las zapatillas; una talla 45 de cubrezapatillas cabrá en una zapatilla de la talla 45, por ejemplo; pero si nos encontramos con un tallaje entre un 44 o 45, deberemos siempre optar preferiblemente por la superior de 45, ya que más vale que proteja del todo nuestra zapatilla, a que nos queden zonas por cubrir.

De todos modos acerca de la talla de cubrezapatillas que crees que podría ser la tuya, y para mayor seguridad, siempre sería recomendable echarle un vistazo a las reseñas de los productos de otros clientes que ya los han usado y probado, de esta forma podremos obtener mayores referencias. Aún así debemos tener en cuenta que si una vez recibido el producto, no nos queda bien del todo, siempre y cuando esté sin usar y vaya en su embalaje original, podremos devolverlo sin ningún tipo de problema en su correspondiente plazo de devolución.

Tipos de cubrezapatillas. ¿Cuál me conviene más?

Una vez comentada la importancia de este tipo de prenda, y analizados factores a tener en cuenta cuando nos dispongamos a elegir un modelo de cubrezapatillas en concreto, como la compatibilidad, el tallaje o corte de los mismos, pasamos a ver los diferentes tipos de cubrezapatillas o cubrebotas de ciclismo que existen en el mercado, para que nos ayuden a  elegir uno u otro modelo, según las necesidades personales a cubrir de cada uno de los usuarios ciclistas.

Cubrepunteras

Más bien en lugar de cubrezapatillas, como su propio nombre indica, cubre más concretamente las punteras de las mismas, pero su propósito es totalmente similar. Este modelo está diseñado para mantener específicamente la temperatura de las extremidades más lejanas, es decir la de los dedos de los pies. Están fabricadas normalmente a partir de neopreno, un material tan resistente que puede aislarnos casi como el que más, de temperaturas muy extremas. Se deslizan sobre la puntera de las zapatillas ciclistas de carretera, ya que debido a los tacos no cabrán en unas zapatillas de montaña, y se mantienen en su sitio gracias a las calas de la suela de la zapatilla. Los cubrepunteras proporcionan una protección eficaz frente a las salpicaduras y el viento frío, y son un producto fantástico para cuando no quieres llevar un completo cubrezapatillas. En cambio, otros ciclistas incluso las ponen también por debajo de los cubrezapatillas estándar, dándole un uso complementario a estos últimos, y aumentando doblemente la protección contra el frio, en esta zona en concreto.

Calcetines cubrezapatillas

Estos calcetines cubrezapatillas nos protegen en mayor escala que los anteriores ya que son coberturas de tejido elástico que recogen toda la zapatilla y llegan hasta la altura del tobillo. No son impermeables ni cortavientos, pero proporcionan una capa adicional de aislamiento para esas largas salidas de otoño y primavera. Sobre todo también aíslan de cualquier tipo de suciedad, ya que mantienen limpias nuestras zapatillas ciclistas, y por lo tanto nos resultan mucho más cómodas de limpiar ya que tan sólo tendremos que meterlas en la lavadora junto con el resto de nuestro equipamiento, y nos evitaremos de esta forma tener que frotar las zapatillas lo cual también supondrá que se mantengan como nuevas durante mucho más tiempo. 

Cubrezapatillas de neopreno

Estos cubrezapatillas fabricados en neopreno proporcionan un nivel muy elevado de resistencia frente a posibles rozaduras o enganches, y de protección frente a circunstancias climatológicas extremas como la lluvia o el frío. Este tipo de tejido, el neopreno, es un material impermeable y cortavientos, además de ser un material aislante muy eficiente. Todas estas ventajas o propiedades es lo que hacen ideal este tejido para ser utilizado en los cubrezapatillas, ya que protegen nuestros pies frente a los mayores contratiempos con los que nos podamos encontrar en ruta.

La única desventaja que ofrece este tipo de tejido es que el neopreno no es un material muy transpirable, lo que favorecerá que nuestros pies se humedezcan con mayor facilidad cuanto mayor sea el rendimiento o más altas sean las temperaturas, por lo que deberemos de evitarlos cuando no exista un frío excesivo.

 

Cubrezapatillas especializados

Existen algunos cubrezapatillas "especializados" que no encajan en ninguna de las categorías anteriores. Entre ellos se incluyen los cubrezapatillas más actuales, elaborados con tejidos como Gore-Tex y fibras sintéticas de caucho texturizadas, con forros térmicos. Estos cubrezapatillas de última generación protegerán lo mismo que algunos de los cubrezapatillas de neopreno, pero en este caso permiten una mayor transpirabilidad que estos últimos por lo que a la vez que nos proporcionan una protección y comodidad magníficas frente al frío, nos harán sentir mas cómodos.

 

Cubrezapatillas impermeables

Los cubrezapatillas que hemos visto hasta ahora casi siempre incorporan una característica común, son impermeables, aunque hay veces que precisamente no queremos el abrigo por ejemplo que nos aporta el neopreno, sino que simplemente vamos buscando la protección exclusiva frente a carreteras o senderos mojados, sobre todo en otoño y primavera. A tal fin, podemos encontrar cubrezapatillas impermeables específicos, elaborados a partir de materiales como la lycra, con revestimiento de poliuretano. Estos materiales son más ligeros que los anteriores,  protegerán frente al viento y la lluvia de la misma manera que estos, pero aportan la ventaja frente a aquellos de que al mismo tiempo mantendrán los pies más frescos y secos de lo que lo estarían dentro de unos cubrezapatillas de neopreno, que como ya sabemos no permiten transpirar el sudor de esta manera.

 

Cubrezapatillas aerodinámicos

Cuando vamos sobre la bici, la rotación de los pies representa una porción considerable de la resistencia del aire contra la que circulamos. Por lo general, las zapatillas ciclistas presentan numerosas hebillas y correas que interrumpen el flujo de aire sobre los pies, por lo que cubrirlos con unos cubrezapatillas es por tanto una manera sencilla de ganar aerodinámica. Los cubrezapatillas aerodinámicos en este caso, por el contrario, no están diseñados para ser impermeables ni para que nos protejan del frío, sino que su principal función es la de reducir la tracción; de ahí que suelan elaborarse a partir de materiales como la lycra, que se estirará firmemente sobre las zapatillas y proporcionará su vez que la superficie quede totalmente lisa. De esta manera facilitaremos que fluya el aire de la forma más natural posible, lo que acabará haciéndonos ganar algo de tiempo por poco que sea, algo que resulta de gran valor para aquellos ciclistas más profesionales.

 

Como conclusión, si estás pensando en comprarte unos cubrezapatillas debes tener en cuenta que habrás de elegirlos según el uso que le vayamos a dar, por lo tanto;

  •          Si deseamos protegernos del aire: los calcetines cubrezapatillas son ideales para otoño o épocas de aire fresco donde no llegue a helar.
  •          Para protegernos del frio: en cambio, debemos elegir un cubrezapatillas de neopreno o cuyo tejido sea aislante, que son más o menos transpirables pero que debemos tener en cuenta que puede permitir la entrada de agua si llueve.
  •          Si buscamos protegernos de la lluvia: deberemos buscar unos cubrezapatillas elaborados con materiales impermeables, estos aíslan del viento y del agua, en cambio su transpirabilidad es muy baja.
  •          Si buscamos aumentar la aerodinámica: nuestros cubrezapatillas deberán estar fabricados en Lycra ya que este tipo de tejido está pensado para aumentar el coeficiente aerodinámico de tu pie eliminando las turbulencias del aire.

 

Sobran las razones por lo tanto, para que no lo pienses más y no dejes pasar la oportunidad de hacerte con unos buenos cubrezapatillas de calidad ya que recuerda, cumplen dos objetivos fundamentales con los que ganaremos en comodidad, por un lado protegen los pies del frío, el viento y la humedad, y por otro, aíslan nuestras extremidades ya que nos cubren contra algunos de los elementos que pueden dañar el calzado como el agua, el barro o los roces. Aun así, toma nota y recuerda, los cubrezapatillas no están pensados para andar con ellos, de modo que debemos tener presente que, si lo hacemos, ya sea por asfalto o por montaña, acabarán rompiéndose.