Chalecos de Ciclismo

Hay 29 productos.

Chalecos especializados de ciclismo para todos los estilos, los chalecos son fundamentales para evitar el frío y abrigarnos en las bajadas

Mostrando 1 - 25 de 29 productos

Chalecos de Ciclismo

Una pieza importante a tener en cuenta si practicamos ciclismo regularmente es el chaleco ciclista. El chaleco es importante para mantener el calor corporal y para protegernos del viento y la humedad. La climatología no siempre es previsible y, por ello, es importante ir bien equipado. Existe una amplia gama de prendas exclusivas para los tiempos fríos que te abrigan y conservan seco y caliente, entre ellos la chaqueta o chaleco cortavientos, una de las piezas necesarias en la práctica del ciclismo en situaciones atmosféricas difíciles.

Las chaquetas de ciclismo a prueba de viento o ‘chalecos cortavientos’ son la mejor forma de enfrentar el clima cambiante. El viento no solamente se vuelve un obstáculo para maniobrar y tener mayor velocidad en la bicicleta, sino que además hace sentir más frío del que realmente existe en ese momento. Es por ello por lo que el chaleco quizás sea uno de los accesorios textiles más necesario y versátil de nuestro armario cicloturista. O mejor dicho, digamos que es la prenda más utilizada por el ciclista durante todo el año, especialmente en primavera, otoño y verano.

En cambio existen también algunas chaquetas cortavientos que disponen de la opción de mangas que pueden extraerse por medio de cremalleras, y así tener dos prendas en una. Una chaqueta cortaviento o un chaleco, de forma que  puedas elegir qué opción te conviene más de acuerdo a la temperatura o al tipo de práctica.

El anti viento o chaleco paraviento en este caso, es muy necesario para evitar resfriados causados por el enfriamiento del sudor con las corrientes de aire. Por esa razón, es una de las piezas básicas que como ciclista debes tener para estar resguardado del frío. Además te permiten junto a otros complementos textiles de invierno mantenerte activo durante todo el año, lo que se traducirá en un mayor rendimiento a la larga. Está concebido para proteger nuestro torso del frío de las primeras horas del día o de los largos descensos. El hecho de que no tenga mangas permite que podamos completar toda nuestra ruta con él puesto, abriendo o cerrando la cremallera según situaciones y condiciones atmosféricas de la ruta, ya que gracias a su ligereza y facilidad para plegarlo nos permitirá poder llevarlo siempre con nosotros.

Pero no todos los chalecos son iguales y debemos tener en cuenta sus características y escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

El chaleco es más recomendado para aquellos que desean protegerse del frío y el viento en sitios clave como el pecho, y así evitar cambios de temperatura del cuerpo. Además si deseas mantenerte más fresco es una buena opción para no agregar capas completas, sino únicamente aquellas que necesitas. Los mejores chalecos tienen capacidades de transpirabilidad, impermeabilidad y son livianos, para no afectar la resistencia.En ocasiones pueden contar con una capucha que nos puedan resguardar tanto del frío, como de la lluvia. Este tipo de prenda es ideal para aquellos que quieren mayor movilidad en los brazos y también para los menos frioleros ya que en este caso, les agrada no estar totalmente aislados y de esta forma no pasar calor.

Los chalecos paravientos como ya hemos comentado, suelen ser bastante ligeros, en algunos casos ultraligeros, debido a que como su nombre indica, la protección contra el viento en este caso es lo más importante, por lo que los diferencia de otros chalecos más gruesos para condiciones más adversas de lluvia y temperaturas más bajas. Es por ello por lo que los materiales con los que suelen fabricarse este tipo de chalecos suelen ser también bastante ligeros y normalmente, la parte frontal de estos está compuesta por una fina membrana confeccionada únicamente para impedir la entrada del viento. Por su parte, en la espalda, el tejido utilizado en cambio es una membrana perforada que permite una máxima transpirabilidad. A contraluz incluso podemos apreciar la membrana de rejilla de la parte trasera del chaleco paravientos.

Una vez que ya conocemos las funcionalidades, el uso y composición de estos chalecos paravientos o cortavientos de forma general, pasaremos a detallar más concretamente las características que debe tener un buen chaleco ciclista;

 

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir un buen chaleco?

 

El Cuello

Debemos tener en cuenta que esta parte del chaleco nos debe cubrir lo máximo posible por lo que debe ser alto para que nos cierre bien las entradas de aire.

La Cremallera

Una buena cremallera es clave para elegir un buen chaleco paravientos ya que subir y bajar la misma es una de las acciones más repetidas cuando llevamos puesto nuestro chaleco. Es por ello por lo que debemos tener en cuenta que el tirador de la cremallera tenga un buen agarre que nos permita utilizarla con y sin guantes. En este caso recomendamos utilizar materiales para el tirador que permitan darnos seguridad en ese aspecto, como por ejemplo, de silicona.

Bolsillos

Al igual que normalmente este complemento resulta muy práctico en cualquier prenda ciclista, en este caso los bolsillos no suelen ser muy útiles ya que aparte de que notaremos un peso extra en nuestra espalda, será un fastidio tener que vaciarlos cada vez que queramos desprendernos de nuestro chaleco. Es por ello por lo que recomendamos que en sustitución a estos, nuestro chaleco disponga de dos cómodas aberturas traseras a través de las cuales podamos acceder directamente a los bolsillos de nuestro maillot o chaqueta, sin necesidad de incorporar más peso del necesario. Ya sabemos que de cuanto más espacio dispongamos más nos cargaremos, y esto no nos interesa. Esta apertura o acceso posterior a los bolsillos es una de las características básicas que nos hará darnos cuenta que estamos ante un útil chaleco paravientos.

Visibilidad

Es una prenda que normalmente es utilizada a primera o última hora del día, cuando notamos más el fresco. Estas suelen ser horas por lo tanto de menos luz, y es por ello por lo que recomendamos que la espalda de nuestro chaleco disponga como siempre de algún tono vivo o reflectante que nos permita ser más visibles. Esta es una objeción que por nuestra seguridad y en algunas ocasiones por legalidad, no podemos permitirnos perder de vista.

Transpirabilidad

La espalda con membrana de rejilla es sin duda la mejor opción para que nuestro chaleco nos permita ventilar nuestro cuerpo de la forma más rápida. Este material hará que estemos ante una prenda totalmente transpirable y ligera que nos permita un uso continuado de nuestro chaleco sin necesidad de agobio o pesadez.

Plegado Fácil

Aunque esta es una característica intrínseca a los chalecos debido a su ligereza y materiales de los que está compuesto, siempre debemos detenernos a probar que sean cómodos a la hora de quitárnoslos con facilidad, y plegarlos sobre nuestra bicicleta.

 

                       

Por último debemos señalar algún consejo final o aspecto fundamental que nos ayude definitivamente a decidirnos por un tipo u otro de chaleco.

 

La climatología

Como ocurre en la mayoría de las prendas, a la hora de elegir un buen chaleco, no sólo debemos tener en cuenta todo lo que hemos comentado anteriormente, sino que no podemos perder de vista las características climatológicas o la zona en la que habitualmente nos encontramos o realizamos nuestras rutas, ya que no es lo mismo que nos enfrentemos normalmente a climas lluviosos, temperaturas frías o zonas cálidas.

En este aspecto es importante que tengamos en cuenta la impermeabilidad de nuestro chaleco a la hora de decidirnos por uno u otro, ya que no todos son impermeables, aunque sí nos protejan de la humedad. En este aspecto es importante distinguir los paravientos de ciclismo de los chubasqueros. Esta diferencia es fundamental puesto que no son, ni sirven para lo mismo.

Los paravientos están pensados para aislarnos de las corrientes de aire y de frío, y aunque muchos de ellos puedan protegernos de las lluvias ligeras durante un tiempo determinado, son los chubasqueros los que están diseñados exclusivamente para ser impermeables.

Dependiendo del tipo de clima para que lo requieras podrás comprar uno u otro, aunque encontrarás chalecos con características de ambos y con todo tipo de opciones posibles. Algunas de ellas más costosas pero que en cambio te protegerán ampliamente ante cualquier cambio del clima, o incluso otras que dependiendo de los distintos tejidos o texturas utilizadas para su fabricación, más robustas o por el contrario ligeras, podrán ser utilizadas según las necesidades que vayamos buscando o zona donde nos encontremos. 

Para ambos casos, los modelos más económicos tendrán una fibra de menor calidad y nos resguardarán mucho menos, además de ser menos transpirables. Un requisito básico a tener en cuenta si vamos buscando que nos protejan también de la lluvia o que sean impermeables, serán que dispongan de costuras selladas.

Para días lluviosos y con viento, necesitaremos un chaleco que no deje entrar el agua y, a la vez, que sea transpirable, para una mayor sequedad de nuestro cuerpo.

En cambio para temperaturas templadas y días de climatología variable, es importante que nuestro chaleco ciclista nos proteja del viento, la humedad, pero también que mantenga nuestra temperatura corporal.

 

La comodidad y el confort

Cuando la lluvia cesa y el chaleco empieza a molestar, la ligereza y flexibilidad del chaleco también son dos características fundamentales que nos permitirán poder guardarlo fácilmente en los bolsillos de nuestro maillot ciclista. Es por ello por lo que debemos escoger un chaleco con corte anatómico para una mayor adaptabilidad y comodidad, y a poder ser que sea ultra ligero. Aquí debemos tener en cuenta que la goma de silicona hipoalergénica nos ofrecerá un mayor confort,  y se adaptará de una forma más completa a nuestro cuerpo.

Para nuestra comodidad también es importante tener en cuenta otros factores a los que ya hemos hecho referencia como que la cremallera del chaleco sea larga para poder tener más libertad de movimientos en su uso. O el hecho de que el chaleco disponga de una apertura en la espalda, que nos haga más accesibles los bolsillos del maillot y nos aporte la consecuente mayor comodidad sobre nuestra bicicleta.

Este tipo de chalecos, aunque son especialmente recomendados para la práctica del ciclismo en carretera, cada vez son más los deportistas que practican la modalidad del ciclismo de montaña, y que optan también por el uso de estos chalecos cortavientos debido a su gran versatilidad y comodidad.

Es por esto mismo por lo que practiques la modalidad del ciclismo que practiques, no puedes dejar pasar la oportunidad de hacerte con uno de estos imprescindibles en cualquier armario ciclista.