Cascos

Hay 226 productos.

Cascos de ciclismo para todas las edades y modalidades de ciclismo con las marcas de más calidad y protección del mercado.

Mostrando 1 - 25 de 226 productos

Filtrar por

Color
Talla de Ropa

CASCOS

 

Escoger un modelo concreto de cascos de bicicleta es un tema especialmente sensible, dado que es el elemento de seguridad más importante y del que dependemos, cuando montamos sobre nuestra bici. El mundo de la bicicleta está plagado de terminologías tan específicas, que debido a la falta de conocimiento, muchas veces nos provoca aún más desorientación a la hora de elegir los componentes o accesorios para la bicicleta más adecuados.

Pero si a esto le sumamos que debemos tener en cuenta aspectos como la aerodinámica, la ventilación o la comodidad a la hora de elegir un casco, la cosa se complica aún más. Por ello es por lo que a continuación os dejamos distintas pautas para que conozcamos aún más sobre este tipo de equipamiento ciclista.

El casco de ciclismo es un elemento de seguridad en la bicicleta, y aunque su uso no es obligatorio en todas partes, si es muy aconsejable y necesario para prevenir lesiones craneales en caso de accidente. Hay quienes opinan que con el uso de estos cascos para bicicleta no se ven tan bien, por lo que siempre es buena idea buscar un casco que vaya con tu estilo y con el que te sientas agusto.Hoy en día es posible encontrar modelos para todos los gustos y de todos los colores. 

Los cascos de bicicleta suelen tener una duración máxima de 5 años. Se recomienda renovarlos transcurrido este tiempo porque los materiales que forman su composición se deterioran, perdiendo o reduciendo con ello la capacidad para absorber impactos y comprometiendo, de este modo, la seguridad del usuario. Otra razón por la que se haría recomendable hacerlo sería tras una caída o un golpe, ya que, aunque no parezca estar dañado ni haya agotado su tiempo de uso recomendable, es posible que ya no proteja de forma adecuada debido a que su capacidad para absorber los golpes podría haberse visto afectada. Es por ello por lo que por otro lado, recomendamos siempre evitar prestar nuestro casco, ya que siempre es bueno saber el uso exacto e impactos a los que pudo haber estado expuesto.

 

¿Cómo elegir y ajustar un casco de bicicleta? 

TALLA ADECUADA

Elegir correctamente la talla de nuestro casco es algo fundamental, ya que para lograr un nivel de comodidad y seguridad óptimo, es necesario encontrar un casco de talla adecuada. Para determinar la talla que necesitas bastará con medir la circunferencia de tu cabeza con una cinta métrica a la altura de la frente, justo por encima de las cejas. Esta medida nos dará un buen punto de partida para comenzar a probar los diferentes cascos. Como habrás podido observar, la mayoría de marcas usan terminología tipo “S-M-L” para describir la talla de casco. En realidad cada uno de estos términos enmarca unas medidas en centímetros.

AJUSTE DEL CASCO

La eficacia de un casco dependerá en gran parte de que vaya bien ajustado en el momento del impacto. Lo importante al probarte un casco es que se ajuste a tu cabeza cómodamente y que no se balance de un lado a otro. Dependiendo del modelo, es posible que puedas ajustarlo a tu contorno utilizando diferentes almohadillas (incluidas con el casco) o con su sistema de ajuste (en modelos más sofisticados).

Asegúrate de que el sistema de regulación es fácil de usar y de que no necesitas repetir la operación cada vez que te abroches el casco. Trata de estirar las correas para ver si ceden excesivamente. El ajuste de la hebilla deberá ser tal que al abrir la boca (con la hebilla abrochada) el casco presione la parte superior de tu cabeza ligeramente. En caso de necesitar muy poco ajuste, deberemos tener en cuenta que lo recomendable sería probar una talla más grande o más pequeña, en cada caso.

POSICIÓN DEL CASCO

El casco se debe colocar en posición horizontal, ni inclinado hacia la nuca ni echado sobre los ojos. Al mover la cabeza con energía, el casco no debe desplazarse de su posición inicial, pero tampoco debe comprimir la cabeza. Otro punto que debemos tener en cuenta, es cuidar que el casco quede a una altura adecuada, aproximadamente dos dedos sobre nuestras cejas. En este aspecto es importante tanto mantener una buena visibilidad, como proteger nuestra frente al momento de caer.

Debemos tener en cuenta que el casco en definitiva, debe estar sujeto pero nunca apretarnos ya que esto nos puede ocasionar incluso dolor de cabeza. Por otro lado, las correas de ajuste deben rodear nuestras orejas pero nunca taparlas, ya que es importante asegurarnos de que el casco en ningún momento interfiere con el oído, ni con nuestra visión. Pero sobre todo, por nuestra propia seguridad, y por la de las personas que circulen detrás nuestra, deberemos llevarlo abrochado siempre y en todo momento.

TIPOS DE CASCOS

Una vez que ya disponemos de algunas nociones básicas sobre este tipo de equipamiento ciclista, nos centraremos en conocer los diferentes tipos de cascos que existen para las diversas disciplinas del ciclismo, o por lo menos las más comunes;

CASCOS URBANOS

Estos cascos están diseñados específicamente para aquellos ciclistas que se mueven por la ciudad. En general suelen ser unos cascos muy sencillos con pocos orificios de ventilación, no están diseñados para ser los más ligeros, sino más bien para verse bien. La aerodinámica tampoco es algo que se tiene en cuenta a la hora de fabricar este tipo de cascos, ya que en el ciclismo urbano es algo que no tiene importancia.

Actualmente en el mercado podemos encontrar multitud de diseños realmente llamativos para estos tipos de cascos. Algunos modelos suelen incorporar viseras para proteger del sol y generalmente no tienen mucha ventilación, ya que están pensados para usarse en recorridos relativamente tranquilos.

CASCOS DE MONTAÑA

Los cascos de MTB cuentan con un sistema de ventilación que funciona muy bien aún a velocidades no tan altas. Este tipo de cascos ofrecen una mayor protección en la nuca, y la mayoría incorpora viseras para protegerse del sol, qué en muchos casos pueden quitarse y ponerse fácilmente.

El ajuste en los cascos para montaña suele ser muy bueno para evitar que se mueva al pedalear sobre estos terrenos normalmente bastante irregulares. Ya sabemos que existen diferentes disciplinas dentro del terreno de la montaña, por lo cuál dentro de los cascos de mtb podemos encontrar a su vez tres tipos diferentes de cascos; los de visera, los de trail y los de enduro, cada cual específico para cada una de las modalidades.

  •          Cascos de visera;Suelen ser sin duda los cascos más utilizados por los que practican ciclismo de montaña. Son cascos con una buena ventilación y una pequeña visera en la parte frontal, que normalmente se puede quitar y nos quedará un casco de carretera. Son los cascos que más se utilizan en las disciplinas de XC y rally.
  •          Cascos de Trail;Son muy parecidos a los anteriores respecto a que también disponen de una visera, pero en este caso, ésta es mucho más grande. El trail es una disciplina más “tranquila” que el xc o el rally, por lo que suelen tener una forma menos aerodinámica que los anteriores. Sin embargo también cuentan con bastantes orificios para la ventilación.
  •          Cascos de Enduro;Ésta sin duda, es la disciplina del mtb más peligrosa y donde más probabilidades existen de sufrir una caída. Por este motivo fundamentalmente los cascos de enduro son muy similares a los de una moto. En este caso nos encontramos ante cascos integrales que van a proteger toda la cabeza, incluida la cara, y que nos aportan la mayor de las protecciones.

CASCOS DE CARRETERA

Los cascos para este tipo de modalidad ciclista en cambio, se caracterizan por ser bastante ligeros, con ventilación abundante y un diseño muy aerodinámico. Por lo general este tipo de cascos no cuentan con viseras ya que unos gramos extras es lo último que nos interesa, además pueden llegar a obstruir la visión cuando se pedalea con el cuerpo inclinado hacia adelante, gesto típico en las bicis de ruta. En este caso al igual que ocurre con la modalidad de MTB, podemos encontrar tres diferentes tipos de cascos para los usuarios de carretera; los clásicos, los semi aero y los aero.

  •          Cascos clásicos;Son similares a los que ofrece la modalidad de mtb con visera, pero en este caso como ya sabemos, sin ella, de esta forma evitamos que nos reste velocidad sobre nuestra bici. Es decir, son cascos donde predomina fundamentalmente la ventilación y la aerodinámica, y normalmente suelen ser los más utilizados por los usuarios. En el mercado por lo tanto, podemos encontrar infinidad de gamas y modelos diferentes para todos los gustos y colores.
  •          Cascos semi aero;En este tipo de cascos se sacrifica concretamente un poco la ventilación, en favor de la aerodinámica. Es decir, tienen también orificios para una correcta ventilación, pero muchos menos que uno clásico, por lo tanto su aerodinámica suele ser bastante mejor que los anteriores. Es por ello por lo que son cascos que cada vez están más extendidos entre los ciclistas profesionales.
  •          Cascos aero; Este tipo de cascos sin embargo, sacrifican casi por completo el sistema de ventilación ya que su diseño está destinado específicamente a obtener el menor coeficiente de rozamiento posible. Son cascos utilizados fundamentalmente por los esprinters profesionales.

 

 

Características a tener en cuenta antes de elegir nuestro casco

Como vemos, elegir un casco no es algo tan sencillo ya que existen infinidad de modelos, con multitud de precios distintos.  Los cascos para niño se pueden adquirir a partir de 14 euros. Sin embargo para adultos, se pueden encontrar cascos de buena calidad desde unos 20 euros, aunque algunos cuestan o podemos encontrarlos por más de 85 euros. Un precio más alto no siempre es garantía de mayor calidad, así que para elegir un buen casco se deberían tener en cuenta algunas características como las siguientes:

Seguridad 

Debemos tener en cuenta que el precio de un casco viene determinado, sobre todo, en función del material, el peso y la comodidad, pero, en ningún caso, por el nivel de seguridad. Comprar un casco de bici en la unión europea requiere que este haya pasado por una serie de homologaciones y certificaciones. Más concretamente, cualquier casco de ciclismo vendido en territorio comunitario ha de estar homologado a través de la certificación EN1078.

Por lo que en este caso, EN 1078 es el código que debemos buscar en el empaquetado del casco junto con el símbolo CE para asegurarnos de que el casco que vamos a adquirir cumple con los estándares europeos.

Carcasa

Este aspecto resulta determinante a la hora de diferenciar cascos de alta gama de otros de gamas algo más básicas. Los cascos de bicicleta de gama alta están fabricados mediante un proceso In-mold en el que la parte exterior y el poliestireno de la parte interior se unen formando una sola pieza, lo que aumenta la resistencia contra los impactos y mejora la difusión de la energía del choque. Si, por el contrario, la carcasa va pegada con el material interior, existe un mayor riesgo de que se desprenda (aunque es algo que no tiene por qué ocurrir) pero en este caso, podríamos estar hablando de cascos de una gama más inferior. Los cascos de una sola pieza suelen ser más caros, ya que su precio medio por lo general supera los 50 euros, mientras que en los modelos pegados o de gama básica el precio medio está en torno a los 35 euros.

Sujeción

El sistema de sujeción se encuentra situado en la parte occipital, encima de la nuca, y se extenderá por la parte lateral y superior de la cabeza. Algunos sistemas de sujeción permiten varias posiciones en altura para acomodar los distintos tamaños que pueda tener la cabeza. En la actualidad la mayoría de cascos integran el sistema de rueda para realizar un ajuste lo más idóneo posible, es por ello por lo que preferiblemente deberemos buscarlo ya que estaríamos ante uno de los más precisos, especialmente aquellos en los que la rueda tiene un ajuste lo más milimétrico posible. A la hora de ajustar el casco este sistema debe mantener el casco firme en el sitio, sin llegar a resultarnos apretado.

Las tiras de sujeción deben estar hechas de un material suave que no raspe, además deben permitir ajustar la altura de las mismas, para que así no nos molesten ni nos aprieten en las orejas.

Cierre

Cuando busques un casco asegúrate antes de comprarlo, de que sus correas se pueden ajustar sin problemas y que la hebilla sea fácil de abrochar y desabrochar. Los de tipo clic, con dos piezas de plástico que encajan una dentro de otra y se abren oprimiendo los laterales, son el sistema más práctico y habitual. Comprueba también su solidez, dando un fuerte tirón para ver si se abre con facilidad. Es importante, que sea del tipo que sea, lleve debajo una pieza acolchada que proteja el mentón del roce con el cierre y por lo tanto evite a su vez, que se pellizque la piel al abrocharlo.

Ventilación

Los orificios de ventilación ayudan a mantener tu cabeza fresca al permitir la circulación de aire a través de ellos mientras se está en movimiento. Cuando buscas un casco para bici es importante considerar las condiciones a las que normalmente nos enfrentaremos en nuestras rutas, y de esta forma podremos elegir uno con la ventilación adecuada. A simple vista es difícil comprobar su eficacia, pues ésta no depende del número de orificios, sino más bien de su diseño y posición. Algunos modelos incluso pueden llevar una malla que impida la entrada de insectos, y por lo tanto nos deje totalmente protegidos ante cualquier factor externo que no esperábamos.

Acolchado

Debemos tener en cuenta que este sistema debe estar dispuesto a lo largo de todos los puntos de contacto de nuestra cabeza, con la carcasa del casco. Los cascos suelen contar con almohadillas lavables y confortables y, a veces, microperforadas, para una mayor transpiración.Debe estar fabricado con un material suave y con cierto grado de esponjosidad, de modo que en condiciones de mucho movimiento o calor no resulte abrasivo por un lado, y amortigüe correctamente los movimientos de nuestra cabeza por el otro, objetivo fundamental de este tipo de protecciones.

Hay cascos que integran almohadillas con inserciones de gel, que resultan aún más cómodas, y otras fabricadas con tejidos antibacterianos que absorben el sudor con una mayor seguridad e higiene para el ciclista.

Visera

Como ya hemos comentado anteriormente, no todos los cascos tienen visera y otros te dan la opción de ponerla y quitarla según tu preferencia o los distintos cambios que pueda ofrecernos el terreno o el clima. Hay quienes prefieren un poco de protección contra el sol. Este complemento suele ser bastante frecuente que aparezca en los cascos de MTB de gama media.

¿Por qué existe tanta diferencia de precio de un casco a otro?

Los estándares oficiales garantizan un mínimo de seguridad, y es a partir de ahí cuando las marcas fabrican cascos con más o menos innovaciones técnicas, destinadas todas a proteger nuestras cabezas con una mayor seguridad.

Un aspecto fundamental que marca una de las principales diferencias de precio entre unos y otros modelos, es la construcción del casco. Generalmente los cascos de ciclismo de carretera y MTB se fabrican con poliestireno para la parte interna y polipropileno en la carcasa exterior. Sin embargo en cascos de gama baja estas dos partes se fabrican por separado y luego se unen, lo cual abarata el precio del mismo debido a que las piezas no nos permiten la misma seguridad, ni la misma eficacia a la hora de absorber impactos como los cascos que se fabrican en un mismo molde formando una única pieza, y que por lo tanto son de mayor calidad. Este tipo de construcción encarece fundamentalmente el producto, así como también el hecho de utilizar materiales más ligeros y resistentes como el Grafeno, lo que provoca una mayor ligereza en el conjunto del producto, o el integrar un sistema de retención destinado a maximizar específicamente, la absorción de impactos.

 

Para finalizar nos gustaría daros unas últimas recomendaciones sobre los cuidados que puede necesitar nuestro casco, o que debemos tener en cuenta para proporcionarle la mayor durabilidad posible.

  •   No debemos guardar el caso en lugares calientes o cerca de fuentes de calor.
  •   Ni tampoco debemos utilizar disolventes para limpiar nuestro casco, nos bastará con un simple trapo húmedo y jabón.
  •   Las almohadillas normalmente pueden ser retiradas y lavadas aparte.

En definitiva, y a modo de conclusión, elijas el casco que elijas de forma general, nos debe ofrecer la máxima ligereza, ventilación y seguridad posibles. Y recuerda que a la hora de elegir un modelo en concreto respecto a otro, basándonos simplemente en su aspecto exterior, existen modelos en colores llamativos o con franjas reflectantes que contribuyen siempre a una mejor visibilidad del ciclista.