Calcetines

Calcetines

Hay 53 productos.

Calcetines especializados para ciclismo, disponemos de calcetines de ciclismo para verano e invierno y de todas las gamas y calidades.

CALCETINES DE CICLISMO

Este tipo de prenda posiblemente sea la que pase más desapercibida en el mundo ciclista o a la que menos tiempo se le dedique en su elección. Esto puede ser debido a que nos encontramos ante un complemento bastante simple aunque no podemos olvidar que a la par, bastante importante.

Las actividades expuestas al aire libre son duras con los pies, por lo que un par de calcetines de alta tecnología es tu primera línea de defensa para tener unos pies secos, cómodos y sin ampollas. En este aspecto no nos bastará o resultará igual de aconsejable utilizar como sustituto nuestros calcetines de toda la vida, los de algodón. Los calcetines de ciclismo son una pieza bastante técnica, muy ligera que protegen los pies y los mantienen en las mejores condiciones durante la práctica del ciclismo. Esta es una de las piezas, que aunque no le solamos prestar la atención suficiente, resultan más claves en la equipación para el ciclista ya que se encargan de mantener los pies calientes y secos, tanto en invierno como en verano. Es por esta razón, por la que son prendas absolutamente imprescindibles en cualquier modalidad de ciclismo que se practique, ya sea montaña o carretera. Los calcetines de ciclista están diseñados para ofrecer una mayor comodidad al proporcionar una buena amortiguación, además, están diseñados con densidades diferenciadas con el único objetivo de expulsar la humedad corporal al exterior de forma inmediata.

 

Tipos de calcetines de ciclismo

Existen tal infinidad de calcetines para ciclismo, que si no sabemos bien que vamos buscando en concreto, se nos hará tarea imposible saber elegir uno entre todos ellos. Los calcetines se pueden clasificar en base a diferentes criterios, pero dos de ellos son los que debemos valorar y tener en cuenta antes de elegir uno u otro tipo de calcetín en concreto, a continuación pasaremos a detallarlos para poder cercar aún más el circulo. En este aspecto debemos tener en cuenta por un lado el material o los tejidos en que están fabricados los calcetines, y por el otro la longitud y grosor de los mismos       

Según los materiales o tejidos utilizados

Debemos tener en cuenta que son miles y miles de glándulas sudoríparas las que se encuentran y recubren cada uno de nuestros pies, haciendo de él uno de los lugares más sudorosos de todo nuestro cuerpo. Es por ello por lo que el tejido es un factor a destacar y por lo que existen telas de alto rendimiento que nos ayudarán a absorber y dispersar toda esa humedad.

Las opciones más comunes o los tejidos más habituales en los que se fabrican estos complementos ciclistas, son los siguientes:


Nylon y poliéster

Son tejidos que tienen características básicas y muy interesantes, como elasticidad, resistencia y secado rápido. Por ello es por lo que suelen ser los más utilizados para la fabricación de este tipo de prenda. La característica fundamental que los diferencia del resto o lo que resulta más ventajoso en este aspecto, consiste en ese secado rápido que proporciona este tipo de material, algo muy importante, ya que por el contrario resultaría de lo más incómodo montar en bicicleta con los pies mojados o húmedos, sobre todo durante rutas algo más largas de lo habitual.

 

Lycra

Es un material que suele utilizarse  para que el calcetín se ajuste a la perfección y quede totalmente pegado al pie, pero sobre todo para que no se forme ningún pliegue, ya que esto puede desencadenar una dolorosa y molesta rozadura en el pie, la cual debemos evitar en la medida de lo posible.

 

Lana Merino

Este tejido resulta muy cómodo tanto en condiciones frías o calientes, pero son calcetines sobre todo, utilizados o pensados para la época invernal. Mantienen muy bien la temperatura del pie y sobre todo, absorbe y elimina la humedad y amortiguación del mismo, de una forma totalmente eficiente. Por lo tanto este tipo de calcetines serán ideales para días fríos y lluviosos, o con temperaturas más extremas de lo habitual. Las fibras finas y libres de irritación de las que está compuesta la lana de merino han reemplazado virtualmente a los calcetines de lana áspera de toda la vida, y que solían picar tanto. Su mayor ventaja es que son termostáticos, por lo que resultan de lo más cómodos, ya que son los principales reguladores de temperatura del mercado, lo que incidirá en que nuestros pies estén más cómodos en un amplio rango de temperaturas. Ten en cuenta que la lana puede absorber hasta un 30% de su peso en agua, lo que significa que nuestros pies permanecerán secos por más tiempo que con la utilización de cualquier otro tejido.

 

Seda

Este material es un aislante natural, que suele ser menos utilizado que los anteriores, pero sí que cumplen con la misma finalidad de eliminar de la misma forma la humedad, a la par que ofrecen una textura mucho más suave, ligera y cómoda sobre la piel. 
El único inconveniente que podríamos destacar en este tipo de tejidos es que quizás pueda resultar menos duradero que otros tejidos.


Algodón

Este tipo de material por el contrario, no resulta para nada aconsejable en usos generalmente activos ya que los calcetines fabricados con este material absorben el sudor, se saturan rápidamente de humedad y se secan muy lentamente, lo cual no resulta para nada recomendable en este caso, sino queremos acabar con los pies encharcados, con problemas de ampollas o con los consecuentes provocados por la retención de humedad. Es por ello por lo que encontraremos pocas o casi ninguna gama de calcetines fabricados con este material.

 

Según altura y grosor de los calcetines

Otro de los factores a tener en cuenta a la hora de elegir nuestros calcetines ideales, es el grosor del que dispongan. Normalmente este grosor viene directamente relacionado con la temperatura, es decir aquellos calcetines más gruesos suelen ser los más específicos para el invierno, y en cambio, los más finos y que transpiran mejor, son para el verano.

Por otro lado, respecto a las diferentes alturas de los mismos, podemos diferenciar tres tipos de calcetines:

Calcetines cortos 

Suelen ser los más utilizados durante el verano por su longitud, transpirabilidad y comodidad. Son el típico calcetín que queda a la altura del tobillo.

Calcetín de media caña

Es el calcetín de altura normal, que cubre algo más que el anterior ya que atiende algo mejor al pie, y por supuesto, al tobillo.

Calcetín de caña alta

Por un lado se podría pensar que son calcetines para épocas de invierno fundamentalmente, en cambio, estos se están poniendo cada vez más de moda durante estos últimos años. Por un lado, puede ser debido a que cubren además del pie y el tobillo, también parte de la pierna, algunos los utilizan incluso simplemente por estética, y otros en cambio porque teóricamente conocen los beneficios que proporcionan sobre la circulación sanguínea en este caso, de nuestras piernas.

Como casi con toda la indumentaria ciclista, la elección final por un tipo u otro de calcetines también es algo muy personal, tanto en el tema de los tejidos y alturas como por supuesto la estética, por lo que en definitiva la elección dependerá finalmente de uno mismo, con lo que se sienta más cómodo y más le guste, ya que en el mercado podrá encontrar la infinidad de modelos y de colores que más se ajusten a sus necesidades.

En este aspecto, vamos a hacer un inciso, respecto al último comunicado que La Unión Ciclista Internacional  (UCI) ha realizado en relación a la utilización de calcetines altos, ya que por estética y tendencia como hemos comentado, son cada vez más los ciclistas que optan por lucir este tipo de calcetines más llamativos. Esto ha puesto en el foco a los calcetines de caña alta de los ciclistas profesionales que, a los ojos de la organización, puedan ser sospechosos de hacer ganar en aerodinámica. Según han adelantado, “los ciclistas no podrán competir con calcetines o cubrezapatillas que queden por encima de la mitad de la distancia entre el maléolo lateral y el centro de la cabeza el peroné”, es decir, a partir de la próxima temporada, la altura de los calcetines para ciclistas profesionales no podrán superar la parte intermedia entre el tobillo y la rodilla.

Cuál es el tamaño de calcetines permitido por la UCI

En definitiva y como apunte, según la norma recuperada por la UCI, el tamaño de los calcetines para pruebas del circuito internacional no deja lugar a dudas: será la distancia media entre el centro de la rodilla, y el centro del tobillo.

 

¿Cómo elegir los calcetines correctos?

Una vez conocemos los distintos tejidos que debemos valorar, y la longitud o grosor de los mismos, queda tomar en cuenta otras características que nos harán poder elegir mejor nuestra futura adquisición. Es decir, a continuación vamos a detallar algunas pautas o consejos que debemos tener en cuenta de forma complementaria a lo anterior, para elegir unos buenos calcetines de calidad;

El acolchado

Debemos buscar unos calcetines que dispongan con un buen acolchado en el talón y en la planta del pie en concreto, de esta manera lograremos mejorar la amortiguación y protección del mismo. Asegúrate por consiguiente, que la cantidad de acolchado no haga que nuestro zapato nos quede muy apretado y de esta forma nos pueda resultar hasta incómodo. El acolchado se crea ya sea mediante el aumento de la densidad de la trama en esas áreas, o en algunos casos al reforzarlas con materiales de uso prolongado, como el acrílico. Este acolchado adicional puede ser un verdadero protector de pies en los viajes más duros o en terrenos difíciles, pero tampoco debemos sobrepasarnos con él.


Refuerzos en el arco

Aunque esto podría resultar útil para cualquier tipo de pies, sobre todo es de agradecer si usted tiene un arco alto, pero también para personas con arcos normales o con pies planos. Sin este refuerzo, nuestros pies pueden desarrollar un dolor agudo en el arco, o incluso una fascitis plantar, lo que puede llegar a provocar un fuerte y bastante molesto dolor en los talones. Ten en cuenta, sin embargo, que tu calzado será el factor clave para el soporte del arco, lo que no quiere decir que algunos calcetines puedan ofrecer un tejido más apretado y reforzado en este arco para mejorar ese soporte.

El ajuste y altura

Son dos factores a tener en cuenta para la correcta durabilidad de nuestra prenda. Cuando nos decidamos por un tipo en concreto de calcetines, debemos probárnoslos y prestarle especial atención a cómo encajan éstos con los dedos del pie, y con el talón. La longitud correcta es la clave para que un calcetín nos dure mucho tiempo y nos resulte cómodo, ya que si es demasiado largo, se amontonarán sobre los dedos de los pies, y por el contrario,  si fuera demasiado corto, se deslizará continuamente hacia abajo, escondiéndose en todo momento en nuestro zapato, haciéndonos perder demasiado tiempo, sin hablar de lo incómodo que esto nos puede llegar a resultar. Es conveniente por lo tanto, que cuando nos dispongamos a probarnos los calcetines lo hagamos junto con nuestros zapatos ciclistas para así asegurarnos que se ajustan cómodamente a los mismos, sin hacer que los zapatos posteriormente nos resulten demasiado apretados, y evitarnos así una sorpresa mayor cuando lleguemos a casa.
En cambio, respecto a la altura de los calcetines, y sin entrar como ya hemos comentado en que sea más que nada una preferencia personal o estilo propio, debemos puntualizar o tener en cuenta que los calcetines cortos de tobillo y ¾ no ofrecen protección contra la abrasión de las lengüetas y cañas altas, por eso suele ser recomendable que los calcetines sean más altos cuando estás usando botas de media caña o de caña alta.


En definitiva, y a modo de resumen, debemos tener en cuenta que unos calcetines de buena calidad;

• Nos podrán ayudar a prevenir las ampollas y mantener los pies secos, acolchados y cómodos ante una gran variedad de condiciones, independientemente del clima ante el que nos encontremos. 


• Nos pueden proporcionar una adecuada amortiguación gracias al relleno que deben incorporar en el talón y en la planta del pie, lo que nos resultará una característica bastante agradable sobre todo en Mtb ya que esta modalidad de ciclismo requiere de un mayor impacto.

• Deben estar fabricados con materiales de alto rendimiento, y ya que de ellos disponemos en buena parte, algunos tales como la lana merino o el poliéster, serían algunos de los más recomendables y de los que sin duda, no nos arrepentiremos.
 
• Nos deben resultar tan cómodos como sino lleváramos nada, simplemente con la sensación de frescor y transpirabilidad que nos puede resultar del uso de un buen calcetín de calidad, con un buen ajuste y un grosor correcto a las circunstancias. Como ya sabemos el ajuste es el criterio más importante a la hora de elegir uno u otro y el grosor adecuado de los calcetines está directamente relacionado con el ajuste de los zapatos, lo que no debemos pasar por alto.

Y sobre todo recuerda un detalle que no debemos olvidar y que no todo el mundo presta la suficiente atención; la mayoría de calcetines disponibles en el mercado para ciclistas ofrecen un modelo específico para el pie derecho, y otro distinto para el pie izquierdo. De esta manera, se protegen y refuerzan aquellas zonas del pie que son más vulnerables, garantizado su máxima seguridad en todo momento. Por lo que;

 

¡¡¡Atentos donde metemos cada pie!!!!!